+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Las consecuencias del coronavirus

El empleo perdido por la crisis no se recuperará hasta el 2025

Unos 300.000 autónomos prevén cerrar su negocio durante este año. Un 25% de los afectados por un ERTE puede acabar en el paro definitivamente

 

Un hombre pasa por delante de una oficina del INEM, en Madrid. - EFE / Rodrigo Jiménez

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS
22/05/2020

En pleno fragor por la conveniencia o no de una derogación total de la reforma laboral, la recuperación del empleo tras la crisis sanitaria en España se evidencia como un nuevo problema a superar. Será más lenta de lo que se podía esperar. Los cambios económicos generados por la lucha contra la pandemia van a tener una consecuencia que puede ser irreversible en los sectores que más han sufrido la crisis y que tendrán que aplicar cambios para superarla.

Así, no es previsible que el nivel de empleo del 2019 se recupere antes del 2025, según las proyecciones del grupo Manpower, que en su estudio La crisis del empleo del covid-19: balance del choque ocupacional marzo-abril 2020 y perspectiva, considera que el volumen de empleo perdido en el 2020 puede acabar siendo de 2,3 millones, con solo que el 25% de los ERTE que se han aplicado hasta ahora se acaben convirtiendo en expedientes definitivo de desocupación, en ERE.

Según el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Josep Oliver, que elabora el informe, España podría tardar casi una década en recuperar la pérdida ocupacional provocada por la covid-19, sumada a la que aún persiste de la crisis financiera, según se desprende de los datos de afiliación a la Seguridad Social coincidiendo con la emergencia sanitaria.

DESOCUPACIÓN MÁS INTENSA/ Los 883.000 afiliados perdidos (4,6%) entre el 28 de febrero y el 31 de abril equivalen a la pérdida registrada en los nueve primeros meses de la crisis financiera, desde septiembre del 2008 a marzo del 2009 o los dos primeros años de la de 1991-94. En una hipótesis de mejora de la actividad durante la segunda mitad del 2020, se habrán destruido 1,5 millones de empleos en el 2020, sin tener en cuenta los 1,2 millones de autónomos que han solicitado prestación por cese de actividad, y los cuatro millones de profesionales incluidos en ERTE.

Según Oliver, si se confirma que el perfil de la crisis es en forma de una uve particularmente aguda, en el 2021 deberíamos asistir a una mejora de la ocupación, quizás en el entorno del 2%, sin embargo, y en la hipótesis de que en el próximo año un 25% de los ocupados protegidos hoy en el esquema de ERTE terminaran perdiendo su empleo –hipótesis bastante razonable– tendremos que esperar hasta el 2026 para reabsorber las pérdidas de ocupación causadas por la pandemia.

Oliver ha precisado que tanto la Unión Europea como el Banco Central Europeo (BCE) «están más que preocupados por el desarrollo de la crisis por una magnitud que no se había visto jamás. Es indicativa de que el colapso de la actividad y pérdida de ocupación excede todo lo visto».

Y esta situación también afecta a los autónomos. Cerca de 300.000 profesionales por cuenta propia (el 10,3%) prevén cerrar su negocio este año, según se desprende de una encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). Además, uno de cada tres autónomos prevé disminuir su plantilla.

El Periódico del Azulejo

EL PERIODICO AZULEJO

Producción, comercialización, diseño, distribución, colocación… todo en EL PERIODICO AZULEJO, la publicación técnica referencia en el sector cerámico, ahora onLine.