+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA EVOLUCIÓN DEL AHORRO

Fondos: una década para nada

Las comisiones se han comido la mitad de la rentabilad de los fondos y plantes de inversión de los últimos 10 años. Los gestores se han llevado más de 7.000 millones anuales por realizar una labor pasiva del control de la inversión

 

Una sociedad de bolsa británica, elpasado lunes 27, tras el referendum del 'brexit'. - AFP/DANIEL LEAL-OLIVAS

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS
28/01/2017

Los últimos 10 años no han sido ejemplares para los fondos de inversión y los planes de pensiones -individuales y de empresa-. Es cierto que coinciden con la peor recesión de los últimos 80 años, pero el resultado obtenido por los productos de inversión más populares no deja de ser deprimente. La cuestión es ¿quién ha ganado con la evolución de estos productos? Los bancos, en síntesis. Mejor dicho, los gestores, que en su mayor parte son bancos en el mercado español. Un estudio de la consultora financiera Mercer concluye que desde el 2003 hasta el 2016 la mitad de las escasa rentabilidad que han obtenido fondos de inversión y planes de pensiones --los planes de empleo se ha desmarcado de esa tendencia-- se la han llevado los gestores.

Las cifras no parecen espectaculares en porcentaje, ya que los fondos de inversión han conseguido en esa década una rentabilidad bruta del 2,7%. Pero la rentabilidad neta, la que corresponde al inversor ha sido del 1,4%. Es decir, justo la mitad de la rentabilidad se la han quedado los gestores. Y el porcentaje resulta similar en el caso de los planes de pensiones individuales: 1,7%, frente a un rendimiento bruto del 2,4%. Para que nos entendamos: un 1,5% del volumen de fondos gestionados, 500.000 millones de euros en España, contando fondos y planes, representa 7.500 millones de euros al año, que es la cifra que se llevan los intermediarios por hacer su trabajo. Aunque en realidad, en buena parte del sector financiero se apuntan que han conseguido esa retribución por no hacerlo, puesto que, con más frecuencia de lo normal, aplican tarifas de gestión activa por realizar una gestión pasiva. "Se limitan a seguir los índices", destacan fuentes consultadas.

GASTOS EXAGERADOS

De una u otra forma, existe cierto consenso en la industria de que las comisiones que aplican por la gestión resulta exageradas por no decir abusivas. El argumento que justifica esa idea lo dan precisamente los planes de pensiones colectivos o de empresa. Estos instrumentos, gestionados por un comité de inversión tienen capacidad para negociar comisiones y en general se sitúan en torno al 0,75%. Un porcentaje que también se aplica para los fondos de inversión en muchos de los países del entorno europeo. Esa media, representaría 3.700 millones de euros (no 7.500 millones), una cifra equivalente a lo que los bancos tendrán que devolver por las cláusulas suelo de ocho años.

Para acabar de subrayar la situación, se da la circunstancias de que los planes de empleo han conseguido una rentabilidad bruta mucho mayor que el resto, del 3,4%, mientras que la neta se sitúa en el 3%, según el estudio de Mercer. "Destaca en los fondos de empleo que el comité de control decide la inversión y un nivel de riesgo que se asume a partir del análisis de la situación del colectivo laboral que invierte en ese producto", ha explicado Xavier Bellavista, uno de los redactores del informe. "En los otros vehículos no hay este tipo de sistema de control", agrega.

Las comisiones no son el único factor diferencial -aunque sí el más importante- entre los productos de inversión. Destaca el informe que los fondos de pensiones no aprovechan normalmente su estrategia a largo plazo para invertir de forma diferente que los fondos de inversión. "No invierten con más riesgo, pues es la forma de conseguir más rentabilidad que la media del sector", comenta Bellavista.

Por lo que respecta a la rentabilidad, los autores del informe ponen de manifiesto que el periodo no ha sido demasiado propicio para la renta variable. De hecho, en los últimos 10 años han tenido la misma rentabilidad los fondos de renta variable que los monetarios. "Tiene una explicación -afirma Bellavista-: los fondos de más riesgo tienen una proporción alta de renta variable europea y en el periodo analizado no ha ido muy bien. Puede que a más largo plazo, el rendimiento podría ser superior", comenta.

No existen grandes diferencias por lo que se refiere al tipo de gestores. Todos destacan en la gestión de algunos productos, como se puede observar en el gráfico. "La idea de que existen fondos de autor y que estos están más relacionados con las 'boutique' españolas (las gestoras independientes), no parece justificarse en el estudio", destaca Bellavista. sin embargo, el rendimiento medio de todos sus productos ha sido más bien limitado en esta última década.