+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CUADRO MACROECONÓMICO

El Gobierno también elevará su previsión de crecimiento

La proyección del 2,2% está por debajo del 2,4% del Banco de España

 

ROSA MARÍA SÁNCHEZ
12/07/2019

La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, anunció ayer que en los próximos días el Gobierno revisará al alza la previsión de crecimiento del PIB para este año, situada actualmente en el 2,2%.

La Comisión Europea ha elevado dos décimas, hasta el 2,3%, su previsión de crecimiento para el 2010 en España y ha mantenido en el 1,9% la del 2020. El Banco de España, por su parte, ha elevado al 2,4% la de este año y mantiene el 1,9% para el próximo. En una entrevista en Onda Cero, Calviño evitó precisar en cuántas décimas se elevará la actual previsión oficial del 2,2% pero dijo que se hará «en línea» con las revisiones realizadas por otros organismos «Veremos en los próximos días cuánto se revisa», apuntó. Queda por ver si el Gobierno efectuará el anuncio en el contexto de las negociaciones para una posible investidura de Pedro Sánchez, antes o durante el debate parlamentario (que empieza el 22 de julio).

SIN PRESUPUESTOS / «Tenemos una buena situación económica con un Gobierno que gobierna», según la ministra. «Estar en funciones no quiere decir que el Gobierno no esté gobernando», añadió. «Ahora bien, es deseable que cuanto antes mejor haya un Gobierno ya nombrado con una perspectiva de cuatro años para poner en marcha las reformas que necesita el país».

De momento, de las declaraciones de la ministra y, según las fuentes consultadas, se desprende que el Gobierno definitivamente ha tirado la toalla respecto a la posibilidad de presentar un proyecto de Presupuestos para el 2019. Esta debía ser la primera medida que adoptara un Gobierno socialista -según prometió Pedro Sánchez durante la campaña electoral- pero el retraso en la formación de un nuevo Ejecutivo lo hace casi inviable.

En relación a las reformas pendientes, Calviño prefirió dejar a un lado el debate sobre una posible derogación de la reforma laboral del PP.