+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

BALANCE DEL 2016

La inversión extranjera bajó el 1,3% en Cataluña y subió el 6,3% en Madrid el año pasado

Las inversiones procedentes de otros países se redujeron el 1,2% en el conjunto de España, hasta 23.476 millones

 

Contenedores en el puerto de Barcelona, en una imagen de archivo. - ÁLVARO MONGE

EDUARDO LÓPEZ ALONSO
21/03/2017

La inversión productiva extranjera en España alcanzó los 23.476 millones de euros brutos en el 2016, lo que supuso el 1,2% menos respecto de los 23.766 millones del 2015, de acuerdo con los datos publicados este martes por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. La Comunidad de Madrid, con 10.970 millones (46,7% del total y un aumento del 6,3%) y Cataluña, con 4.857 millones (20,7% del total y un descenso del 1,3%) concentraron la mayoría de la inversión productiva total, al igual que en años anteriores.

Sobre la diferente evolución de la inversión exterior entre Cataluña y Madrid, principales polos de atracción de la inversión extranjera en España por centrar la mayoría de las sedes de las grandes compañías, cabe destacar que en el 2015 hubo un alza especial en el caso de Cataluña, con un aumento ese año del 57,8%. Entre las empresas que recibieron importantes inversiones en el 2015 figuraron Seat, Almirall, Nissan y Ficosa, por ejemplo.

Fuentes del Govern de la Generalitat reconocieron que el dato es incluso mejor de lo esperado, el segundo mejor de la serie histórica, ya que el 2015 fue excepcional. El 'conseller' de Empresa i Coneixement, Jordi Baiget, advirtió además de que 4.432 millones quedaron fuera de la estadística por no incorporar una asignación territorial, por lo que la caída teórica de las inversiones en Cataluña en el 2016 podría incluso no existir. Como ejemplo, Baiget destacó la venta del 20% de Gas Natural Fenosa al fondo internacional GIP, que compró un 10% a Criteria Caixa y otro 10% a Repsol por unos 3.800 millones, de los que el Ministerio imputó 700 a Cataluña, mientras que la Generalitat cree que debería haber asignado al menos el 50% del importe total.

La inversión extranjera siempre es un asunto polémico y plagado de imprecisiones producto de una metodología discutida. Efectivamente, el hecho de que en algunas de las inversiones no territorializadas (que no se especifica dónde se hacen) se atribuyan directamente a la sede central de la compañías distorsiona la interpretación. Así, es posible que una inversión de una empresa con sede en Madrid pero que se destina a instalaciones en Cataluña se compute en la capital de España. Las inversiones inferiores al 10% del capital también se atribuyen a la sede allí donde esté. Para el Ministerio de Economía, la metodología no contamina la estadística general o su evolución. Por su parte, el Govern destaca que el 'procés' no afectado a las inversiones exteriores en Cataluña, pese al intento de muchos de utilizar la estadística para justificar esa tesis.

En términos netos (restando desinversiones), 2016 cerró con un saldo de 17.535 millones de euros de inversión productiva, el 2,1% menos respecto a los 17.904 millones del 2015. Para Economía, estos datos suponen consolidar la tendencia de recuperación iniciada en el 2013 en medio de un débil contexto internacional, con caídas generalizadas en los flujos de inversión, y teniendo en cuenta que en el 2015 se registraron operaciones singulares que elevaron la inversión sustancialmente.

Los principales sectores a los que se dirigieron las inversiones españolas en el extranjero en el 2016 fueron el comercio al por mayor e intermediación de comercio; servicios financieros, fabricación de otros productos minerales no metálicos, construcción de edificios y actividades inmobiliarias. En las inversiones productivas, los principales países de origen fueron Estados Unidos con 4.968 millones de euros (21,2% del volumen total y un incremento del 126%), seguido de Luxemburgo con 2.474 millones (10,5% del total), Países Bajos con 2.231 millones (9,5% del total) y Alemania con 2.211 millones (9,4% del total).

La inversión directa extranjera total, que incluye las entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE) que son financieras y no generan efectos económicos reales significativos, alcanzó 33.096 millones de euros brutos, un 30,8% más que en el 2015, y 25.739 millones netos, el 33,5% más.

DESTINO DE LAS INVERSIONES

Las inversiones para constitución o ampliación del capital de empresas existentes representaron el 48,8% de la inversión bruta, mientras que el 51,2% restante corresponde a adquisición de participaciones ya existentes en sociedades o empresas.

Los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) acapararon el 85% de las inversiones, con un aumento del 4,5%, en tanto que las procedentes de la UE (50% de los flujos) descendieron un 21%. Los fondos de Latinoamérica, que representan el 10% del total, aumentaron un 14%.

Los principales sectores de destino de la inversión productiva extranjera fueron suministro de energía eléctrica y gas, con el 17,3% del total (4.071 millones) y un aumento del 10,1% sobre el 2015; seguido de actividades inmobiliarias, con el 13,7% del total (3.223 millones) y un 11,2% de incremento; y servicios financieros, con el 7,8% del total (1.823 millones) y un crecimiento del 242%.

Por detrás se sitúan actividades auxiliares a los servicios financieros e ingeniería civil y construcción de edificios, una actividad que en 2015 ocupaba el primer lugar de la clasificación, con 4.551 millones.

INVERSIÓN EN EL EXTRANJERO

En lo que respecta a la inversión española directa total en el extranjero, en el 2016 ascendió a 33.767 millones de euros en términos brutos, el 23% menos que un año antes, y 28.707 millones netos, un 1,2% menos, unos descensos que Economía achaca al efecto estadístico provocado por operaciones puntuales y extraordinarias contabilizadas en el 2015.

La inversión productiva (descontadas ETVE) alcanzó los 23.448 millones brutos (43,2 % menos) y 19.733 millones netos (29,2 % menos).

El destino principal de la inversión productiva española fue Reino Unido, con el 37 % del total (8.601 millones) y un aumento del 126 %, seguido de Estados Unidos, con el 10 % del total (2.315 millones) y una caída del 80 %.

En general, en 2016 aumentó la inversión española dirigida a la UE y disminuyó hacia otras zonas geográficas, como Latinoamérica y los países de la OCDE.