+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

impuestos

Montero acusa al PP, Vox y C's de ir contra una tributación justa por oponerse a la 'tasa Tobin'

El Congreso debate las enmiendas a la totalidad planteadas por la oposición al impeusto de transacciones financieras

 

María Jesús Montero dice que el impuesto a transacciones financieras no afectará a las familias. - EUROPA PRESS

EL PERIÓDICO
11/06/2020

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha reprochado al PP, Vox y Cs deslegitimar el sistema tributario español e ir en contra de una fiscalidad justa con sus enmiendas a la totalidad al nuevo impuesto de transacciones financieras o 'Tasa Tobin' que se debate el Congreso.

Montero ha señalado durante su defensa del proyecto de ley de este impuesto que busca una contribución justa del sector financiero, toda vez que se ha beneficiado de un rescate durante la crisis de 2008 y ha recordado que la UE lleva más de siete años debatiendo su armonización.

"Es oportuno y conveniente seguir marcando la pauta en Europa", ha dicho tras afirmar que cuanto antes se implante en España mejor, sobre todo ante una presión fiscal que en España es siete puntos por debajo de la media de la Eurozona.

"España no puede esperar años y años a los debates internacionales y justo en este momento de crisis económica, se hace más importante el que podamos trazar bien las figuras fiscales que ejercen una competencia desleal con otros sectores y que tienen capacidad efectiva de abundar en los ingresos", ha explicado Montero, que ha incidido en que no gravará a las familias ahorradoras.

La tasa grava con un 0,2 % las operaciones de acciones de empresas españolas con capitalización superior a los 1.000 millones de euros.

"No creo que muchas familias estén preocupadas de lo que tienen que invertir en bolsa, sino que estarán preocupadas de cómo llegar a fin de mes", ha señalado la ministra ante la enmienda a la totalidad de Vox.

En su enmienda, el PP recuerda cómo el Gobierno aprobó esta nueva figura tributaria en un Consejo de Ministros apenas cinco días después de la cancelación del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, tras los primeros contagios por Covid-19 en España, y de actualizar un nuevo cuadro macroeconómico, a su juicio, "poco realista".

Los populares consideran, al igual que con la 'Tasa Google', que este impuesto sería "la puntilla" para la economía española y "profundizaría la recesión", ya que creen que justo va "en el sentido contrario" a lo que necesita el país frente a esta crisis pues, en el ámbito fiscal, consideran "muy obvio que las medidas deben ir por rebajas y no por subidas".

Por su parte, Vox advierte de que la puesta en marcha de este impuesto aumentará los costes de estas transacciones, una bajada de la rentabilidad de la inversión y de los ahorros, así como una mayor desventaja competitiva de las compañías españolas.

También una distorsión en el seno de la Unión Europea, provocando la marcha de empresas a mercados sin este impuesto, lo que afectará a la liquidez y al empleo del sector financiero, ante una previsible menor actividad. Tampoco la ven como una ley necesaria, argumentando que sólo se ha aplicado en pocos países y no ven ninguna acción a nivel global para hacerlo.

Por último, Ciudadanos asegura, al igual que ya lo hicieron en su oposición a la 'Tasa Google', que no se opone a la creación de un impuesto similar "que carezca de las deficiencias de las que adolece" la propuesta del Gobierno, y "siempre contando con el necesario consenso internacional".

Además, cuestionan que "ahora sea el momento más apropiado" para poner en marcha de este impuesto y la "clara fragmentación del mercado financiero europeo" y alimentar "enormes riesgos de deslocalización". Por último, lamenta que el Gobierno "ignora, no sólo los ejemplos fracasados" en otros países sino "los numerosos estudios que coinciden en señalar la prácticamente nula eficacia del tributo".

Conocido como 'tasa Tobin', el nuevo impuesto sobre transacciones financieras gravará con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero. La liquidación del impuesto será mensual y los contribuyentes deberán presentar una declaración anual.

Solamente se someterán a tributación al 0,2% las operaciones de adquisición de acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros. No se gravará la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas. El sujeto pasivo es el intermediario financiero que transmita o ejecute la orden de adquisición, y deberá presentar una declaración anual del impuesto.

Quedan fuera del ámbito de la 'tasa Tobin' la deuda, tanto la pública como la privada, y los derivados. En concreto, entre las adquisiciones que estarán exentas de dicho gravamen se encuentran las operaciones del mercado primario (salida a Bolsa de una compañía), las necesarias para el funcionamiento de infraestructuras del mercado, las de reestructuración empresarial, las que se realicen entre sociedades del mismo grupo y las cesiones de carácter temporal.

La estimación inicial al aprobar el proyecto de ley el pasado mes de febrero, antes de estallar la crisis provocada por la pandemia del virus Covid-19, pasaba por ingresar unos 850 millones por esta nueva figura tributaria, dirigidos a financiar las pensiones y el sistema de protección de la Seguridad Social, mientras que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) rebajaba dicha estimación a una horquilla entre los 420 y 850 millones.