+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MERCADO DE DIVISAS

El peso internacional del euro cae a mínimos desde el año 2000

La moneda única representa el 19,9% del total de reservas internacionales, tres puntos menos que en 2009

 

Logotipo del euro ante la sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort. - ARNE DEDERT / EFE

EUROPA PRESS / FRANCFORT
08/06/2016

El peso del euro en las reservas internacionales de moneda extranjera bajó al 19,9% del total al cierre del año 2015, un porcentaje que representa una caída de seis décimas respecto al del año anterior. La moneda única europea ha ido perdiendo peso en el contexto internacional en los seis últimos años hasta llegar al menor nivel desde el año 2000, según los datos publicados por el Banco Central Europeo (BCE).

De este modo, el euro ha visto reducida su importancia como moneda de reserva internacional en tres puntos porcentuales desde el nivel máximo del 22,9% alcanzado en 2009.

El BCE atribuye buena parte de la representatividad perdida a lo largo de 2015 al hecho de que China haya comenzado a informar alFondo Monetario Internacional (FMI) sobre sus reservas.

EL DÓLAR TAMBIÉN RETROCEDE


En este sentido, la institución subraya que el dólar registró en 2015 una caída del 0,9% en su peso en las reservas internacionales, aunque mantuvo un holgado primer puesto con el 64,1% del total, su menor porcentaje desde 1999.

De hecho, la moneda estadounidense ha perdido 5,5 puntos porcentuales desde el 69,6% registrado en el 2007, antes del estallido de la crisis financiera global.

"El descenso a medio plazo en el peso del euro y el dólar sugiere una tendencia hacia una mayor multipolaridad en el sistema monetario internacional", explicó la entidad presidida por Mario Draghi.

De este modo, el BCE destacó que los tenedores oficiales de divisas han tratado de diversificar cada vez más sus reservas internacionales a raíz de la reciente crisis, lo que ha permitido que el peso de monedas "no tradicionales", como el dólar australiano o canadiense, hayan aumentado su presencia desde algo más del 4% en 2008 al 6,8% en 2015.

No obstante, según el BCE, "el euro se mantuvo como la segunda moneda más importante en el sistema monetario internacional", aunque existe "una significativa brecha con respecto al dólar".