+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

INFORME DE OXFAM INTERMÓN

Un primer directivo del Ibex cobra 112 veces más que su plantilla

El consejero delegado gana de media 4,2 millones y los empleados, 37.507€ . La desigualdad salarial se agrava con la brecha de género, que penaliza a las mujeres

 

Un primer directivo del Ibex cobra 112 veces más que su plantilla -

ROSA MARÍA SÁNCHEZ mediterraneo@elperiodico.com MADRID
30/11/2017

De media, un primer ejecutivo de una de las 35 grandes empresas que integran el primer índice bursátil español (el Ibex-35) gana unas 112 veces el sueldo medio de la compañía, y 207 veces el sueldo más bajo de sus empleados. Esta es una de la conclusiones del informe elaborado por Oxfam Intermón bajo el título Diferencias abismales, en el que la oenegé analiza «el papel de las empresas del Ibex 35 en la desigualdad».

Según el informe, con datos del 2016, los primeros ejecutivos de las empresas del Ibex 35 tuvieron una remuneración media de 4,2 millones de euros al año, lo que representa 112 veces el salario medio en esas mismas empresas, que fue de 37.507 euros (un 43% superior al sueldo medio en España ese mismo año). La brecha entre la remuneración del primer ejecutivo y el sueldo medio ha ido aumentando en los últimos años, pasando de 84 veces en el 2014 a 112 veces en el 2016.

La mayor distancia se concentra en las empresas Inditex, Ferrovial y el antiguo Banco Popular, donde sus directivos –Pablo Isla, Íñigo Meirás y el exbanquero Ángel Ron– obtuvieron unas remuneraciones en el 2016 entre 10,4 y 16,5 millones de euros, que representaron hasta 559 veces el salario medio de la empresa.

«En las compañías del Ibex-35 se dan grandes diferencias entre lo que ganan altos directivos y consejeros y el sueldo del resto de los trabajadores», constata Oxfam Intermón. «En los últimos años, la desigualdad salarial en nuestro país se ha incrementado, tanto en los años de crisis como en los de recuperación económica» y esta tendencia, según la oenegé, se aprecia con claridad en las empresas del Ibex-35.

El informe llega a la conclusión de que «la recuperación no está siendo para todos, sino que está beneficiando fundamentalmente a unos pocos», y la desigualdad se acentúa si se añade la brecha salarial de género, que penaliza a las mujeres. En ello influye la escasa presencia femenina en puestos directivos. En el análisis sobre las empresas del Ibex, las compañias Merlín, Gamesa y Cellnex sobresalen como las de menor presencia femenina en sus equipos directivos, con la salvedad de que ni Arcelor, ni Inditex, ni Técnicas Reunidas aportaron sus correspondientes datos a los autores del informe.

ALTA DIRECCIÓN / Dejando al margen la remuneración del primer ejecutivo, un alto directivo de una empresa del Ibex-35 obtuvo en el 2016 una remuneración media 25 veces superior al salario medio de la compañía. La mayor distancia entre los sueldos medios de la alta dirección y los de la plantilla se concentró en Inditex, Santander y Arcelor Mittal.

«Resulta significativo que las empresas del Ibex-35 que tienen menor desigualdad salarial sean aquellas en las que una entidad pública mantiene un paquete accinarial significativo», sostiene el informe en referencia a Aena, Bankia y Red Eléctrica Española (REE).

Aunque con grandes diferencias entre cada compañía, en el 2016 el salario medio de las empresas del Ibex 35 fue de 37.507 euros, el 43% superior al sueldo medio en España ese mismo año. La empresa con mayor salario medio fue Merlin Properties, con 282.477 euros, al tratarse de una firma inmobiliaria con un número de trabajadores sensiblemente inferior que el resto de las del Ibex. En cambio, las empresas que menos pagan cuentan con un nutrido grupo de personal comercial o de servicios de menor cualificación, como es la cadena DIA, con 15.147 euros de salario medio al año; o bien Meliá Hotels, con 18.423 euros e Inditex, con 18.548 euros.

Como conclusión del informe, Oxfam Intermón plantea al Gobierno, al Parlamento y a las administraciones públicas en general un conjunto de recomendaciones que, entre otras cuestiones, pasan por aumentar el salario mínimo interprofesional en un 13% en el 2018, hasta llegar a 1.000 euros mensuales en el 2020. Otra de las peticiones consiste en la necesidad de «establecer escalas salariales justas».

Además proponen reglas de transparencia. «La ratio entre el salario del empleado mejor pagado, la media salarial y el peor remunerado de las empresas debe ser público y calculado por todas las empresas de forma estandarizada», se afirma en el estudio.