+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Con el calor de cuatro generaciones

Padres, tíos, hijos y nieto arropan al morellano en su segunda toma de posesión como president

 

Amistad 8 Puig se funde en un abrazo con Rhamsés Ripollés. -

Visita 8 La exministra Carmen Montón. -

MARIBEL AMORIZA
17/06/2019

Sin la desbordante emoción de hace cuatro años, cuando Ximo Puig tuvo su primera vez al acceder a la presidencia de la Generalitat, pero sí con el calor de cuatro generaciones de su familia para celebrar la segunda ocasión en la que el morellano toma la vara de mando del Consell. Desde sus padres, Elodia y Joaquín, hasta su nieto de seis meses de edad, Aimar, pasando por sus tíos; sus hijos, Miquel y Pau, con sus parejas, Clara y Vanessa; todos quisieron acompañar a Puig en el acto de celebración que se inició en Les Corts, desde cuyo palco siguieron todos su discurso, incluido un Aimar muy formal, que soportó la sesión en silencio y como todo un campeón de Els Ports.

Un nieto del president que es quinto del hijo de Francesc Colomer y Mª José Salvador, quien se acercó a conocerlo, al igual que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos. Tampoco faltaron en el acontecimiento, a cielo abierto, y abierto también a toda la ciudadanía, en la plaza interior del edificio del Palau en València, la compañía y el afecto de los amigos de toda la vida de Morella, además del alcalde sucesor de Puig, Rhamsés Ripollés.

Sin embargo, no todo fue familia y cuadrilla. El expresident y exalcalde de Castelló, Alberto Fabra, fue puntual a la cita, como el diputado nacional Artemi Rallo; todos los autonómicos, que participaron en la sesión; consellers aún en funciones y la exconsellera y exministra de Sanidad, Carmen Montón. La rectora de la UJI, Eva Alcón; el presidente de la Autoridad Portuaria de Castelló, Francisco Toledo; o el exalcalde de Vinaròs Enric Pla; y el portavoz de Podem en la provincia, César Jiménez, se cuentan entre los muchos presentes.

En el vino de honor en el que se dio acceso a vecinos y turistas sin distinción ni límites, y al son de suave música de jazz, después del tabal i dolçaina en Les Corts y los pasodobles de la banda en paseíllo hasta el Palau, faltó la oposición, ya que no hubo representantes de Ciudadanos o del PPCV, que criticaron el coste del evento. Sin embargo, sí estuvo el catalán Miquel Iceta, quien exhibió su amistad con el president Puig, al igual que lo hizo el candidato socialista por Madrid, Ángel Gabilondo. El ministro José Luis Ábalos y Pablo Echenique, de Podemos, no se lo perdieron.