+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DESARROLLO urbano SOSTENIBLE

El PSPV de Vila-real anuncia un plan especial para el río Millars

Los socialistas quieren compatibilizar diversos usos con este entorno natural

 

Imagen de una visita del alcalde, José Benlloch, al paraje del río Millars para conocer actuaciones en el paraje. - MEDITERRÁNEO

R. D.
19/05/2019

El partido socialista de Vila-real quiere crear un plan especial de puesta en valor del río Millars, la cual enmarcarán dentro del proyecto general que han denominado El Millars, el nostre riu.

Sobre esta propuesta electoral, Miriam Caravaca, integrante de la candidatura del PSPV, explicó ayer que «permitirá abordar de forma integral la regeneración del entorno fluvial, recuperar patrimonio etnológico vinculado al río, como los tradicionales molinos, y fomentar usos deportivos y sociales del entorno natural».

Y es que, la propuesta que defiende el equipo del alcaldable José Benlloch para la próxima legislatura pasa por «abrir la ciudad al cauce fluvial y compatibilizar sus usos con la protección ambiental del ecosistema», señalan.

MEDIDAS CONCRETAS / Caravaca detalla que en la iniciativa socialista se incluirán «acciones en materia de regeneración urbana, en especial en la zona de Molí Nou, con el objetivo de minimizar el impacto de los usos industriales cercanos, mejorar la calidad de vida de la zona residencial y potenciar el valor ecológico del río». A su vez, plantearán la «puesta en valor» del núcleo residencial más cercano al puente de Santa Quitèria «potenciando su desarrollo urbanístico y ambiental desde un punto de vista sostenible».

Para llevar a cabo esta serie de intervenciones, la formación quiere contar «con los agentes sociales implicados, como el Consorcio del Paisaje Protegido del Millars, la Comunidad de Regantes y los vecinos», detallan.

La aspirante a concejala no se limitó a anunciar cuáles son las acciones previstas. Aprovechó la ocasión para recordar: «En el 2011 nos encontramos con un Termet abandonado, con una piscina que era un agujero sin acabar o un Museu Etnològic deteriorado, al igual que el Molí». Y enumeró una larga serie de deficiencias que, a su modo de ver, ya son pasado, porque ocho años después han «dado la vuelta a la situación», concluye.