+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

“El ciudadano medio cada vez está más preocupado por el futuro de las pensiones»

 

INFORMACIÓN. «La clave para planificar la jubilación es disponer de información y conocimiento», afirma David Carrasco. - MEDITERRÁNEO

26/11/2017

El director del Instituto BBVA de Pensiones, David Carrasco, reflexiona sobre una cuestión capital para el futuro de todas las personas y que merece una atención mayor por parte de la ciudadanía: las pensiones.

-JAVIER CABRERIZO: ¿Cuáles son las claves para planificar una jubilación futura que cumpla nuestras aspiraciones?

-DAVID CARRASCO: Las encuestas nos dicen que el ciudadano medio está cada vez más preocupado por el futuro de las pensiones públicas y, al mismo tiempo, se declaran poco informados. La clave para planificar la jubilación es tener información y conocimiento, con suficiente antelación, sobre de cuánto vamos a disponer cuándo nos jubilemos. Solo desde la información y el conocimiento, las personas pueden tomar decisiones racionales y decidir, con conocimiento, si ahorrar o no para la jubilación.

-J.C.: ¿Los jóvenes están concienciados sobre la necesidad de ahorrar para la jubilación o solamente se plasma esta preocupación entre personas mayores de 40 o 50 años?

-D. C.: Según la quinta Encuesta sobre la jubilación y los hábitos de ahorro, elaborada por el Instituto BBVA de Pensiones, solo un 7% de los jóvenes entre 18 y 25 años ha comenzado a ahorrar para la jubilación, y un 16% de los jóvenes entre 25 y 35 años.

Cuando se les pregunta a los que no ahorran los motivos por los que no lo hacen, ocho de cada diez jóvenes entre 18 y 25 años, y seis de cada diez entre 25 y 35, afirman que queda mucho para la jubilación. Es necesario concienciar a la población, en general, de los retos a los que se enfrenta el sistema de pensiones. Es fundamental aumentar la información sobre los sistemas de pensiones y la transparencia de los mismos para que las personas puedan en el futuro mejorar su conocimiento y, sobre ello, tomar decisiones fundamentadas.

Hay que tener en cuenta, además, que la jubilación es un periodo muy largo, que puede suponer 20, 25 o incluso más años. Por dar un dato: el ahorro medio por partícipe en España en Planes de Pensiones Individuales ronda los 10.000 euros, y con esa cantidad una persona de 65 años obtendrá una renta vitalicia de poco más de 50 euros.

-J.C.: ¿Es suficiente con la pensión pública y algún ahorro personal para disfrutar de una jubilación holgada? ¿Qué cantidades se barajan en cada caso?

-D. C.: En la encuesta, los españoles dicen que para vivir sin aprietos durante la jubilación necesitarían 1.301 euros mensuales, importe que se sitúa aproximadamente 240 euros por encima de la pensión de jubilación media actual y casi 530 euros por encima de la pensión media de jubilación que los españoles estiman que está pagando la Seguridad Social en la actualidad.

La buena noticia es que las pensiones de jubilación de la Seguridad Social son más elevadas (1.068,38 euros mensuales de media) de lo que la gente piensa, pero llama la atención la diferencia entre la cantidad que, creen, necesitan para vivir (1.301 €) y la pensión de jubilación media que, estiman, paga la Seguridad Social (773 euros).

Y, sobre todo, a pesar de la diferencia entre lo que necesitan y la pensión que creen que paga la Seguridad Social, apenas tres de cada diez españoles (un 28% exactamente) está tomando medidas de ahorro para complementar su jubilación.

-J.C.: El Gobierno ultima una nueva estructura de comisiones para los planes de pensiones. ¿Cómo pueden afectar estas medidas para que los jubilados disfruten de una renta que posibilite una vida segura?

-D. C.: La bajada de las comisiones y la liquidez total a los 10 años desde el 2025 son medidas que vienen a atacar los que, según las encuestas, son algunos de los principales obstáculos para que los españoles ahorren para su jubilación en Planes de Pensiones. Todas las medidas que vayan dirigidas a mitigar esas cuestiones y hacer el producto más atractivo deben considerarse a priori positivas, si bien es preciso estudiarlas en profundidad y analizar las experiencias en otros países de nuestro entorno que las han adoptado (por ejemplo, la liquidez para mayores de 55 años en los Planes de Pensiones en el Reino Unido) para evitar efectos indeseados.

-J.C.: ¿Cuáles son las dudas que suelen plantearse en relación con la personalización de cada jubilación?

-D. C.: A los españoles les gustaría saber más sobre el importe de su futura jubilación, la edad de jubilación y, en menor medida, las diferentes formas de ahorrar para la jubilación. Dentro de la personalización de la jubilación antes indicada, tres de cada cuatro españoles serían partidarios de que cada trabajador tuviera una cuenta individual en la que se fueran acumulando sus cotizaciones a lo largo de la vida laboral, y que la pensión de jubilación se calculara en función de lo acumulado en dicha cuenta.

Estaríamos hablando de un sistema parecido al de Suecia, donde siendo un sistema de reparto y solidaridad intergeneracional similar al español, cada trabajador tiene una cuenta virtual que le permite ver las cotizaciones que va acumulando, lo que tiene la ventaja de que el sistema es más comprensible.

-J.C.: ¿Qué porcentaje de españoles está ahorrando para su jubilación?

-D. C.: Tan solo un 28% de los españoles entre los 18 y los 65 años ahorra para la jubilación. Sin embargo, el 81% de la población en edad de trabajar manifiesta estar muy o bastante preocupado por el futuro de las pensiones públicas en España. El nivel de preocupación se ha mantenido en cotas elevadas de en torno al 80% de la población en las cinco oleadas de la encuesta.

-J.C.: ¿En qué se diferencian a grandes rasgos un plan de pensiones de otro de jubilación?

-D. C.: Los planes de pensiones son productos pensados específicamente para la jubilación, como los planes de previsión asegurados, y ello les confiere ventajas como es la fiscalidad diferida. Por su parte, los planes de jubilación son vehículos de ahorro que, a diferencia de los planes de pensiones o planes de previsión asegurados, sus contingencias no están vinculadas necesariamente a la jubilación, y tampoco gozan del diferimiento fiscal de estos últimos.

Es preciso tener en cuenta que, cuando nos enfrentamos a la jubilación, la decisión más importante que debemos tomar es si queremos ahorrar o no para complementar la futura pensión de la Seguridad Social.

A partir de lo anterior, el vehículo que utilicemos para canalizar dicho ahorro deberá elegirse en función de las preferencias de cada persona, ya que se puede ahorrar para la jubilación de muchas formas (a través de planes de pensiones, fondos de inversión, depósitos, vivienda…), pero es verdad que los planes de pensiones se crearon específicamente con ese objetivo, y se les dotó de incentivos fiscales con el fin de señalar un camino de ahorro a la jubilación.