+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

investigación

Facsa inicia la recta final del proyecto para convertir los residuos en recursos

 

EQUIPO. Los integrantes del proyecto europeo Life Sto3re. -

28/01/2018

El proyecto europeo de investigación Life Sto3re, liderado por Facsa, inicia su recta final con el objetivo de impulsar un modelo de economía circular aplicado a la gestión conjunta de los purines de granja y los lodos que se producen en las estaciones depuradoras de aguas residuales de pequeño y mediano tamaño. La iniciativa, que se puso en marcha en septiembre de l año 2015, ya se aplica de forma piloto en la depuradora de Totana (Murcia). Mediante la combinación de diferentes tecnologías que integran procesos físicos, biológicos y químicos, se persigue eliminar de forma eficaz los patógenos y microcontaminantes orgánicos presentes en lodos y purines y, al mismo tiempo, obtener biogás agroindustrial reutilizable como fuente de energía, así como nitrógeno, potasio y fósforo para su uso en las explotaciones agrarias de la zona.

En cifras, la aplicación de esta tecnología a escala industrial posibilitaría la generación de un biofertilizante en cantidad suficiente como para cubrir las necesidades de 1.700 hectáreas de cultivos al año, además de reutilizar 50.000 metros cúbicos de agua y reciclar cerca de 300 toneladas de nitrógeno, 80 de potasio y 70 de fósforo.

La técnico de I+D+i de Facsa Elena Zuriaga remarca que «el tratamiento de aguas residuales y su reutilización cobra cada vez más importancia por la escasez de este recurso». Así, destaca que «de este tratamiento se generan lodos que pueden ser valorizados junto con otros residuos como las deyecciones ganaderas, de los cuales se pretende obtener una fuente de energía y nutrientes para la agricultura». Cabe recordar que el proyecto Life Sto3re forma parte del programa europeo Life, dedicado a la cofinanciación de proyectos a favor del medio ambiente. Con un presupuesto de 1,96 milones de euros y una duración de 40 meses, el prototipo construido en la EDAR de Totana ha permitido tratar mezclas representativas de lodos de seis depuradoras y purines de cinco granjas.