+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Punto de vista

El pintor Juan Bautista Porcar

 

El pintor Juan Bautista Porcar -

Pastor
11/05/2016

Hace 127 años nació en la actual plaza de Isabel la Católica de Castellón de la Plana, entonces Santa Bárbara, el niño Bautista Porcar Ripollés. Alumno de la escuela del barrio, al inaugurarse el Colegio de las Escuelas Pías cursó estudios durante tres años en el nuevo centro, pero acudía cada día a la antigua Capilla de la Purísima Sangre y en aquel templo situado junto al viejo Hospital de Trullos, recogía la cera que colgaba de los candelabros y la aprovechaba para modelar figuras. Asímismo, con pinceles que él mismo confeccionaba con plumas de aves, pintaba figuras humanas en los muros de alguna alquería. Muy joven demostró sus habilidades con los pinceles y el modelado de barro, por lo que a instancia de Salvador Guinot, la Diputación Provincial le asignó una beca con la que, acompañado de su maestro el pintor Vicente Castell, pudo matricularse en la Escuela de Bellas Artes de Valencia, consiguiendo en 1907 la medalla de plata en la Exposición Regional. Aconsejado por el pintor Sanchis Yago, se trasladó a Barcelona para continuar sus estudios y hacer el servicio militar.

Aconsejado por sus profesores fue interesándose por la pintura sin abandonar la escultura. Sus cuadros de niños le dieron fama y consiguió numerosos encargos. Juan Bautista Porcar pudo regresar a su ciudad natal después de 12 años de servicio en el Ejército.

En 1914 fundó la Agrupación Ribalta, para impulsar las vocaciones artísticas de los castellonenses. Su interés por la arqueología le llevó a elaborar los calcos de las pinturas rupestres de los barrancos de Valltorta y Gasulla formando parte del equipo de Hugo Obermaier. Académico de San Fernando, San Carlos, Sant Jordi. Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Valencia. Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1954, su particular manera de enfocar el paisaje de las tierras castellonenses, fue evolucionando hacia una etapa donde el color se erigió en gran protagonista.

El pintor, escultor e hijo predilecto de Castellón de la Plana falleció el e de octubre de 1974, en su ciudad natal. H

*Escritor