+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Bélgica pide a España información de la cárcel a la que iría Puigdemont

El fiscal quiere disponer de toda la información para rebatir a la defensa. La Fiscalía de Bruselas reclama una lista de aclaraciones ante la vista de hoy

 

Puigdemont, en una manifestación en Barcelona anterior a su huida. - EFE / QUIQUE GARCÍA

Á. VÁZQUEZ // S. MARTÍNEZ
17/11/2017

La Fiscalía de Bruselas quiere llegar a la vista de hoy en la Cámara del Consejo con los deberes hechos y con información suficiente para satisfacer las posibles dudas que puedan surgirle al juez encargado de decidir si acepta o no la euroorden emitida contra Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros catalanes huidos en Bélgica. De ahí la larga lista de aclaraciones que han pedido a la jueza Carmen Lamela: desde información sobre las cárceles españolas hasta detalles como la prisión en la que ingresarían los cinco políticos catalanes en caso de ser extraditados. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha confirmado poco después que ya ha remitido información «absolutamente detallada» sobre lo solicitado, y ha reiterado que «nadie en Europa va a dar lecciones» a España sobre su «ejemplar» Estado de derecho.

Según han explicado fuentes jurídicas españolas, la fiscalía belga ha pedido información relativa a tres ámbitos. Para empezar sobre el sistema penitenciario español y en concreto datos sobre el régimen penitenciario, el régimen interno en las cárceles españolas e incluso el nombre de las prisiones en las que ingresarían el expresidente Puigdemont y los cuatro exconsellers que siguen con él en Bruselas (Toni Comín, Clara Ponsatí, Lluis Puig y Meritxell Serret) a la espera de que la justicia belga dictamine si son o no extraditados a España.

La petición de estos datos tiene un motivo muy claro y es que una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de abril de 2015, sobre los casos Aranyosi y Caldararu, dictamina que la ejecución de una euroorden debe aplazarse «si existe un riesgo real de trato inhumano o degradante debido a las condiciones de detención de la persona afectada en el Estado miembro» que emite el mandato. Para determinar si existe ese riesgo o no el magistrado encargado de ejecutar la orden puede solicitar «información urgente». Es lo que ha optado por hacer la Fiscalía adelantándose a una posible petición para poder rebatir los posibles argumentos de la defensa.

Además, la fiscalía belga también quiere saber en caso de ser extraditados si las autoridades tomarían la decisión nada más llegar, quien es el juez que instruye la causa, si es el mismo que les juzgará, si las partes tienes acceso a todo el procedimiento y si la Audiencia Nacional es un tribunal ordinario. Por último, han reclamado más detalles sobre las cinco órdenes europeas de detención y entrega dictadas el pasado 3 de noviembre. Por ejemplo, sobre las resoluciones concretas aprobadas por el Gobierno catalán que vulneran la legislación española, más detalles sobre los presuntos delitos cometidos por los cinco políticos catalanes y los hitos del proceso independentista, como puede ser el referéndum del 1-0.

INFORMACIÓN / La intención de Lamela es enviar la información lo antes posible para que la información pueda ser utilizada durante la audiencia que arranca hoy a las 14 horas en la sede del mastodóntico Palais de Justice, donde se ubica la Cámara del Consejo. La vista será a puerta cerrada y en neerlandés, el idioma escogido por los cinco políticos catalanes para el procedimiento que, según ha informado la defensa, comparecerán juntos. Los abogados alegarán ante el juez que sus clientes son perseguidos en España no por hechos constitutivos de delito sino por sus ideas políticas.

Aunque el juez podría tomar este mismo viernes una decisión tampoco se descarta que se tome unos días para evaluar el caso e incluso que pudiera pedir más información a las partes dada la excepcionalidad y sensibilidad del caso. En todo caso, una vez haya decisión tanto la fiscalía como la defensa tendrán un plazo de 24 horas para recurrirla.