+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA LACRA DE LA CORRUPCIÓN

La caja b según el PP

Bárcenas, que se enfrenta a 42 años de cárcel, no contestará al Congreso para no incriminarse. Los exsecretarios generales del partido, que negaron su existencia, le exculparon ante el tribunal

 

Luis Bárcenas, se dirige a una sesión del juicio por la 'trama Gürtel' en una foto de archivo. - JUAN MANUEL PRATS

ÁNGELES VÁZQUEZ
25/06/2017

Luis Bárcenas ya sabe lo que es declarar ante un tribunal. Ya sabe lo que se juega. En su caso, nada más y nada menos que 42 años y medio de cárcel por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) y otros cinco años más por la contabilidad B del PP que consignó a mano durante años, para dejar constancia de lo que se ingresaba y de quién y cuánto cobraba. Por eso tiene claro una cosa: no contestará a nada que pueda incriminarle en la comisión de investigación sobre la financiación irregular del partido que tiene el honor de inaugurar este lunes en el Congreso.

Su defensa le ha aconsejado que no hable, pero las fuentes consultadas no descartan que pueda acabar haciéndolo si se siente insultado o, simplemente, por hartazgo ante preguntas reiteradas. Algo así le pasó en la comisión del fraude del Parlament, en la que dejó la frase de que "el PP recibía donaciones a cambio de cariño", una fórmula que luego han utilizado otros responsables de las finanzas de los 'populares', como el exgerente madrileño del partido Beltrán Gutiérrez.

NI UNA PALABRA MÁS
Aunque Bárcenas hable ante los partidos que han propuesto su comparecencia, difícilmente irá más allá de la "contabilidad extracontable" que esgrimió el pasado enero en el juicio de la Gürtel, ni dirá más de las donaciones de empresarios al partido de lo que dijo en la vista oral: que su superior, el anterior tesorero,Álvaro Lapuerta, al que ya no se puede juzgar por demencia sobrevenida, era tan "honesto" que incluso advertía a los que querían ayudar al PP, diciéndoles que su contribución "no tendría carácter finalista". Acabó admitiendo a regañadientes, que sí servía para abrir puertas: para que alguien donde correspondiera se tomase un café contigo.

Y Bárcenas, pese a estar sentado en el banquillo de los acusados, con el reconocimiento de esta práctica, que pretendía hacer pasar por inocua, fue mucho más lejos de lo que esta semana estuvieron dispuestos a admitir ante el tribunal de la Gürtel los exsecretarios generales y otros exaltos cargos del partido para los que la caja B del PP ni siquiera existió. El ex ministro de Justicia y del Interior Ángel Acebes fue el más categórico al afirmar que ni él "ni nadie en el PP" sabe de la "existencia" de una contabilidad B.

A POR EL QUE NO SE JUZGA
Todos habían sido propuestos como testigos por el extesorero y ninguno le defraudó. Apuntaron a Lapuerta, porque la labor de Bárcenas, entonces como gerente, era más bien "técnica" y en cualquier caso supeditada a lo que ordenara el tesorero. Por si aún hubiese alguna duda, todos negaron que en alguna ocasión cualquiera de los dos les hubieran pedido reunirse con un empresario en relación con una adjudicación de algún contrato de obras y servicios.

Los testigos, que a diferencia de los imputados están obligados a decir verdad, negaron que el partido tuviera cuentas en Suiza y que se utilizase una caja B. Tampoco reconoció ninguno haber cobrado las cantidades que Bárcenas les atribuyó en sus notas, cifras que no supieron justificar ni siquiera con una supuesta animadversión del extesorero hacia ellos.

EL TESTIMONIO ESTRELLA
En el juicio de la Gürtel, todavía falta el testimonio estrella, el del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, previsto para el 26 de julio, pero parece imposible que se salga del guión marcado esta semana. Eso hace prever que en la investigación parlamentaria, que el PSOE quería inaugurar con el propio Rajoy, poco se oirá que aporte algo de luz a la financiación irregular del PP.

Y lo que se escuche distará mucho de la confesión que Bárcenas hizo en 2013 al entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, cuando le explicó qué significaban los 'papeles' a los que dio nombree identificó entre los cobradores de sobresueldos al presidente del PP.

Desde entonces ha llovido tanto que el propio extesorero renunció en septiembre del año pasado a acusar al partido por la destrucción de los discos duros de los ordenadores que había dejado en Génova. Hasta el principal imputado del caso, Francisco Correa, rehusó corroborar ante el juez José de la Mata, que reabrió la causa de la caja B, las comisiones que unos meses antes había denunciado en el juicio de la Gürtel.