+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NUEVO PROCESO DE NEGOCIACIÓN

Casado avisa a Sánchez que no cuente con él para la abstención tras elegir a los "radicales" de Podemos

El líder del PP lamenta ahora que ni siquiera le haya llamado pese a que García Egea, su número dos, pidió la cabeza del líder del PSOE la noche electoral

 

Pablo Casado, presidente del PP, en el centro, entre Ana Beltrán, vicesecretaria de Organización, y Teodoro García Egea, secretario general. - DAVID CASTRO

PILAR SANTOS
12/11/2019

El presidente del PP, Pablo Casado, ha advertido a Pedro Sánchez de que se olvide de "cualquier colaboración" con su partido ahora que ya ha anunciado un preacuerdo con Podemos para un Gobierno de coalición. Casado ha mostrado su malestar por que el presidente en funciones ni siquiera se haya puesto en contacto con él tras las elecciones. No obstante, hay que recordar que el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, ha pedido la cabeza de Sánchez en numerosas intervenciones en estas últimas 48 horas sin querer aclarar si su partido se abstendría con otro candidato.

A Sánchez todavía no le salen las cuentas para su investidura con el apoyo de Podemos y esa lista de partidos (PNV, Más País, Compromís, Coalición Canaria, BNG, Teruel Existe! y el PRC), toda vez que Ciudadanos se ha dado prisa y ha emitido un comunicado oficial en el que asegura que "no puede apoyar que Sánchez y Podemos lleven las riendas del Gobierno de España". Con los números ajustados en los que se mueve el PSOE, aunque los naranjas (10 escaños) aceptaran abstenerse, no sería suficiente para lograr la investidura, así que tiene la opción de buscar la abstención de ERC (13 diputados), una posibilidad ante la que los socialistas se muestran reacios por ahora. Otra solución sería reclamar la abstención del PP, una puerta que Casado ha cerrado hoy.

ÁLVAREZ DE TOLEDO Y EL GOBIERNO DE CONCENTRACIÓN

Esta es la posición que ha marcado el dirigente popular, aunque en la reunión del comité ejecutivo nacional ha escuchado cómo su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, reclamaba la necesidad de conformar un Gobierno de concentración PSOE-PP-Ciudadanos. Lo ha hecho cuando ya se conocía la noticia del preacuedo entre Sánchez e Iglesias y lo ha reafirmado minutos después en Twitter donde ha señalado que lo ve imprescindible "ante el desafío insurreccional, ante la crisis económica" y "ante la amenaza de un Gobierno con Podemos avalado por los sediciosos", en referencia a ese posible apoyo indirecto de ERC.

Según fuentes de la dirección del PP, Casado ha evitado contestarle y ha hecho una respuesta global a todos los dirigentes que han querido tomar la palabra, entre otros Juan Manuel Moreno (presidente de Andalucía) y Alfonso Fernández Mañueco (presidente de Castilla y León).

NO HA ACEPTADO PREGUNTAS

En una declaración sin preguntas tras el comité ejecutivo nacional, Casado ha asegurado que su partido realizará una "oposición rotunda" y que si se constituye este nuevo gobierno "y no va bien" el PP "está con los españoles para representar una alternativa alejada de extremismos, independentistas y radicales". En opinión del presidente de los populares, el secretario general del PSOE, con el paso que ha dado, asume los Presupuestos pactados hace un año con la "izquierda radical" de Iglesias y sigue con la "interlocución bilateral con la Genaralitat, instalada en la absoluta ilegalidad".

El líder de los conservadores, en línea de lo que había dicho pocos minutos antes Alberto Núñez Feijóo al irse de la reunión, ha lamentado que Sánchez sea un "tapón" para los pactos y no represente al PSOE histórico y "sensato". Casado ha acusado a Sánchez de ser "el tapón" para los pactos y de no representar al PSOE histórico, que ha calificado de "sensato" y que ha considerado urgente "que vuelva".

Fuentes de la dirección del PP han explicado que Casado telefoneó al líder del PSOE la noche electoral, pero no consiguió contactar con él. Ayer, lunes, el presidente en funciones le contestó mediante un Whatsapp diciéndole que no pudo atenderle y no le devolvió el telefonazo. En la sede de Génova hay malestar por que Sánchez ni siquiera se haya puesto en contacto con él para explicarle el preacuerdo con Podemos y subrayan la "lealtad institucional" mantenida por el presidente del PP estos últimos meses, atendiendo todas las reuniones a las que ha sido convocado y ofreciendo "hasta 11 pactos de Estado".