+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL ORIGEN DEL PDECAT

El documento que prueba que CDC es la madre de JxCat

La lista de Puigdemont concurrió a las elecciones del 21-D en coalición con Convergència

 

Artur Mas, Carles Puigdemont y Neus Munté, en el congreso de refundación de CDC el 8 de julio del 2016. - JULIO CARBÓ

DANIEL G. SASTRE
16/01/2018

Uno de los principales argumentos de quienes buscan desvincular la condena por corrupción a Convergència de marcas como el PDECat o Junts per Catalunya es que no tienen un vínculo directo. Francesc Sánchez, abogado y asesor jurídico de CDC, lo ha vuelto a decir este martes en Catalunya Ràdio: "El PDECat no tiene relación de ningún tipo con CDC".

Pero un repaso a la historia reciente y a las últimas elecciones desmonta el cortafuegos que los posconvergentes han puesto en marcha para no verse afectados por la condena al partido por el 'caso Palau' y mientras negocian con el resto de formaciones independentistas las líneas maestras de la próxima legislatura.

Cualquier asistente al congreso fundacional del PDECat sabe que los dirigentes que alumbraron el nuevo partido eran los de la vieja CDC. Es más: el congreso coincidió en tiempo y lugar con otro cónclave, el de cierre de persiana de Convergència. Y los cuatro líderes iniciales del nuevo partido (Artur Mas, Neus Munté, Marta Pascal y David Bonvehí) eran todos conocidos dirigentes convergentes.

Coalición electoral
Pero además el PDECat y CDC tuvieron una relación orgánica importante en otro episodio reciente. A la hora de formar las listas electorales, y una vez se decidió que Carles Puigdemont encabezaría unas nuevas siglas, las de Junts per Catalunya, los dos partidos actuaron como socios.

El motivo, según fuentes del partido, es que de esa manera podían aprovecharse de privilegios como los espacios de publicidad electoral o la participación en debates durante la campaña, que formalmente pertenecían a Convergència.

Así que Junts per Catalunya es formalmente una coalición electoral entre el PDECat y CDC, como consta en los archivos de la Junta Electoral (ver la página 1 del pdf adjunto). A pesar de ello, Mas también insistía ayer en que Convergència había pagado con su "disolución" la sospecha de "irregularidades" ya en el 2016.

Sin embargo, hoy Francesc Sànchez recordaba que el partido "aún no se ha disuelto del todo", entre otras cosas para atender sus obligaciones con la justicia. Y, en este tiempo, incluso ha podido constituir coaliciones para prsentarse a las elecciones, aunque fuera bajo la marca de JxCat.