+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Nueva etapa política

El Dragon Khan andaluz

Cs rechaza la Consejería de Familia y PP pide apoyo a los toros. Primeros choques en el tridente de derechas que aupará a Moreno a la Junta

 

RONDA DE CONTACTOS. Marta Bosquet, presidenta del Parlamento andaluz, con Francisco Serrano. - efe / raúl caro

PILAR SANTOS
11/01/2019

El tripartito andaluz todavía no ha echado a andar pero promete emociones fuertes. El día siguiente de que se armara la alianza de derechas entre PP, Ciudadanos y Vox para investir a Juan Manuel Moreno se empezaron a ver los primeros rifirrafes. Las tres formaciones empiezan, además, claramente enfrentadas, así que todo apunta a que se puede acabar convirtiendo en un Dragon Khan todavía más vertiginoso que el catalán nacido en el 2003.

Los pactos son a dos bandas (PP-Ciudadanos y PP-Vox) y al no haber ninguno que englobe los intereses de todos, la controversia está servida. Se pudo ver ayer desde bien temprano a cuenta de la Consejería de Familia, una de las 37 reclamaciones que los ultras cerraron de manera bilateral con los populares.

La diputada socialista en el Parlamento madrileño Carla Antonelli, «mujer transexual», como se presenta en su web, se preguntó en Twitter si en ese Departamento también tendrán acogida todos los tipos de familias o solo «la familia natural formada por un hombre y una mujer», como señalaba Vox en su programa electoral del 2016. La respuesta le llegó rápidamente de mano del vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto.

«La familia tradicional, la monoparental, la integrada por dos personas del mismo sexo, la reconstituida de otras parejas», escribió en la misma red social. Se dan dos circunstancias a tener en cuenta: Maroto fue uno de los negociadores que se sentó con Vox para granjearse los votos de los 12 diputados ultras y es homosexual.

Esta Consejería de Familia prometida por el PP a la ultraderecha choca también con los intereses de Ciudadanos, que sigue intentando poner distancias con Vox para no ver perjudicada su imagen de partido centrista. Juan Marín, el líder andaluz de los naranjas y futuro vicepresidente de la Junta, explicó que ellos plantearon al PP una Consejería de Políticas Sociales, Igualdad, Conciliación y Familia, lo que implica, en su opinión, que no va a existir un departamento con ese nombre «independiente». Habrá que ver cómo evoluciona este asunto. PP y Ciudadanos han sellado un documento con 90 medidas para la próxima legislatura y se han repartido las consejerías del Ejecutivo, aunque este organigrama no está cerrado.

Otro de los puntos que dejó entrever lo tumultuosa que será esta relación a tres es la negativa de Ciudadanos de apoyar la sustitución de la ley de memoria histórica por la de concordia, otra de las reclamaciones recogidas en el documento de Vox y que el PP de Pablo Casado empezó a defender en verano.

ARRIMADAS Y «EL SOCIO» / La jefa de la oposición en el Parlament, Inés Arrimadas (Cs), también dejó muestras de que la convivencia en la Cámara andaluza será compleja. Como había hecho Marín y el propio Albert Rivera, insistió en que el único acuerdo de Ciudadanos es con el PP. «Nosotros solo tenemos un socio en Andalucía, el PP», afirmó la dirigente, informa Daniel G. Sastre.

Definió el acuerdo entre Cs y PP como «moderno, de regeneración, centrado y moderado», para intentar sacar de la ecuación las medidas más extremistas que Vox puso sobre la mesa durante las negociaciones.

Para alivio de Ciudadanos y de su líder, Albert Rivera, el jefe de los liberales en el Parlamento europeo, Guy Verhofstadt, aplaudió que el pacto para gobernar Andalucía se haya cerrado «sin concesiones» al partido de extrema derecha. Con este mensaje Verhofstadt intenta compensar el aviso que lanzó la noche electoral, cuando mostró su preocupación por cualquier acercamiento a los ultras.

EL TORO BRAVO / Pero no todo fueron encontronazos en la alianza de derechas. También hubo un guiño en el Congreso. El PP registró una proposición no de ley para pedir que se impulse un Plan Nacional para proteger y fomentar la tauromaquia, una exigencia de Vox. En el texto del proyecto, el grupo dice que esa actividad constituye «un sector económico de primera magnitud» y sirve para mantener «una raza tan singular como admirada» como es el toro bravo, «con más de tres siglos de historia».

Aún faltan días para que el Dragon Khan inicie oficialmente su trayecto. El debate de investidura será el martes y miércoles próximos. Después, Moreno tendrá que tomar posesión.