+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El fiscal pide también acusar a Trapero y Jové y que pase al TS

Insta al magistrado a reclamar el material intervenido

 

Josep Lluís Trapero. -

Á. V.
23/12/2017

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha solicitado al juez Pablo Llarena nuevas diligencias en el procedimiento que instruye por rebelión, sedición y malversación. Entre ellas, tomar declaración como investigados en el alto tribunal al exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero, y al que era número dos de Economía, Josep Maria Jové. De momento el exresponsable policial está imputado en la Audiencia Nacional por sedición y Jové lo está en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona. El ministerio público también quiere volver a tomar declaración al depuesto Govern, cuyos miembros ya lo hicieron en el Tribunal Supremo, pero únicamente con la intención de que les fuera modificada su situación, lo que lograron todos, menos el exconseller de Interior Joaquim Forn y el exvicepresidente Oriol Junqueras. Tampoco lo consiguieron los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Estos dos y Forn ya están citados para comparecer ante el juez el 11 de enero, mientras que Junqueras irá al Supremo el día 4 a la vista en la que se revisará su encarcelamiento.

La Fiscalía entiende que el hecho de que Trapero sea investigado en el alto tribunal, en lugar de en la Audiencia, es «absolutamente inexcusable en cuanto se ha acreditado la prestación de un aporte material muy significativo a los hechos investigados y su presunta participación en el núcleo central» de la rebelión que se investiga. Una argumentación similar se utiliza para Jové. En su escrito, el fiscal también pide al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona lo que tenga relacionado con la investigación de la rebelión, como intervenciones telefónicas y el material informático que intervino en los registros que se hicieron el 20 de septiembre en la operación Anubis. A los Mossos d’Esquadra les pide un informe sobre las labores de vigilancia que realizaron en los lugares donde se votó el 1-O, cómo se repartieron terminales telefónicos y los motivos por los que no se emplearon «los canales habitualmente utilizados»