+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La Fiscalía General del Estado sale en defensa de los fiscales catalanes ante los intentos de presionarles

Se solidariza con la fiscala jefa de Barcelona por el acoso sufrido tras el juicio a Mas. Critica a los que intentan imponerse "siguiendo la irracional aventura de falta de respeto al Estado de Derecho"

 

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, en un acto el pasado día 7 de febrero. - EFE / EMILIO NARANJO

ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID
13/02/2017

La Fiscalía General del Estado quiere expresar su solidaridad y respaldo a los fiscales de Cataluña y especialmente a la fiscala jefa provincial de Barcelona, Ana María Magaldi, por el acoso y los insultos por parte de un grupo de radicales concentrados en las puertas del Palacio de Justicia de Barcelona, tras la finalización el pasado jueves de la penúltima sesión del juicio contra el expresidente de la Generalitat Artur Mas y las exconsejeras Irene Rigau y Joana Ortega.

En un escueto comunicado hecho público este lunes la Fiscalía General, que preside José Manuel Maza, quiere "trasladar a la sociedad su profunda preocupación por los intentos de presionar a la Justicia en su tarea de hacer prevalecer el imperio de la ley, al tiempo que reafirma el compromiso de los fiscales con el cumplimiento de la legalidad, frente a los que siguiendo la irracional aventura de la falta de respeto al Estado de Derecho intentan imponerse, mediante la violencia y el insulto, a quienes ponen su dedicación al servicio de la libertad de todos los ciudadanos, que solo es posible desde el respeto a la vigencia del ordenamiento jurídico".

El ministerio público contesta así, cuatro días después del incidente, a los insultos que recibió la fiscala jefa a la salida del Palacio de Justicia por parte de un grupo de independentistas que hizo que tuviera que se acompañada por un mosso hasta alejarse de las personas que la increpaban.