+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL DESAFÍO SOBERANISTA

El Gobierno conmina a Puigdemont a entregarse

Zoido admite un despliegue de efectivos para evitar que el 'expresident' entre en España de forma clandestina

 

Soraya Sáenz de Santamaría, este martes en Madrid. - / PERIODICO (EFE / EMILIO NARANJO)

EL PERIÓDICO
23/01/2018

El Gobierno no cambiará de posición respecto a la investidura de Carles Puigdemont: si quiere optar a una investidura, deberá intentar presentarse en el Parlament, aún a riesgo de ser detenido previamente y dependiendo de que el Tribunal Supremo le conceda permiso para poder estar presencialmente ante los diputados catalanes. Si no, tendrá que tirar la toalla o arriesgarse a someterse la estrategia jurídica que ya tiene el equipo de Mariano Rajoy diseñada por si trata de ser 'president' desde Bruselas, de forma telemática o por delegación a otro parlamentario. No se cederá, avisan, como pretende el flamante presidente del Parlament, Roger Torrent, que recibirá en breve respuesta a la carta que envió al Rajoy, aunque no está previsto que se acepte la reunión que solicitó, según aclaró anoche el que será nuevo jefe de gabinete del presidente,  José Luis Ayllón. 

Lo primero, según relató este martes el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, es evitar que Pugidemont pueda llegar de incógnito. "Vamos a procurar que no pueda cruzar la frontera en helicóptero, en barco, o en el maletero de un coche", apuntó en Antena 3. “Nos esforzamos para que eso no pueda ocurrir, estamos sin duda muy preocupados", añadió el responsable de la seguridad en España, asegurando que los suyos están trabajando de forma "muy intensa mañana, tarde y noche” para cubrir la frontera "dentro y fuera".

En este contexto, Zoido consideró que el 'expresident' está "instalado en una conducta de irresponsabilidad que está llegando a límites insospechados" y destacó que la única opción que tiene para poder ser investido es regresar y entregarse. Por su lado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, hizo una valoración más política sentenciando que Puigdemont no repetirá en el cargo y que no puede pedir un "trato privilegiado" a la justicia. "No es el futuro de Cataluña, es el pasado".

"El señor Puigdemont se ha instalado en el espectáculo y tiene quizá más de artista mediático que de un político que tenga algo que ofrecer a Cataluña. Creo que el proyecto político de Puigdemont es Puigdemont. Y creo que Cataluña merece un proyecto político que le dé sosiego, estabilidad y serenidad", apostilló. Menos diplomático fue el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, que tachó de "botarate de renocido prestigio internacional" al expresident.

Frenar la investidura 'in extremis'
En cuanto a los planes jurídicos que se han preparado en La Moncloa para intentar frenar una investidura telemática o por delegación, el Gobierno insiste en que recurrirá de forma inmediata en cuanto la Mesa aclare si se dispone a permitir un intento de investidura que se considere "ilegal" o se opta por conceder el voto delegado a los "huídos".

Si ese escenario no se da y llega el día de la investidura y es ahí donde se propone un intento a distancia, el Ejecutivo iniciará los trámites mientras se produce el Pleno para culminar con la presentación de un recurso en el Constitucional que paralice o suspenda dicha sesión. El Gobierno cuenta con que la anulación de dicho Pleno llegue en la jornada de la votación.