+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El tablero catalán

Junqueras propone una salida para Puigdemont

JxCat mete prisa a Torrent para que ponga fecha a la investidura. Plantea una doble presidencia: una «simbólica» y otra «efectiva»

 

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, durante una rueda de prensa en septiembre del 2017. - FERRAN NADEU

XABI BARRENA // DANIEL G. SASTRE
02/02/2018

El independentismo se halla ahora mismo en la fase de los encajes de bolillos. Encima de la mesa, una serie de ingredientes que quieren compaginar. Por un lado, el argumento legitimista, el que aupó a Carles Puigdemont a la victoria en el frente secesionista. Por el otro, la realidad que impone a cazos el Tribunal Constitucional y que fija que Puigdemont no volverá a ser president, no al menos más allá de unas horas. El primero que ha mostrado el camino para combinar ambos elementos, legitimidad pre-155 y realismo, ha sido nada menos que Oriol Junqueras, desde su celda en el Centro Penitenciario Madrid VII.

El líder republicano ha enviado repetidos mensajes a los suyos de que no derrocharan pólvora en fuegos de artificio. Es decir, que se trabajara para alcanzar una investidura que permitiera, inmediatamente, formar Govern. Un escenario en el que, el Estado manda, no puede estar presente Puigdemont. Ahora, Junqueras retoma lo que de hecho es un argumento de campaña de ERC y ha sugerido, en una entrevista en Diario16.com «combinar una presidencia legítima, aunque simbólica, con una ejecutiva», al frente de la Generalitat de Cataluña.

Cierto es que cuando Marta Rovira lanzó en campaña esa idea, las encuestas pronosticaban un triunfo republicano y estos trataban de sacarse el sambenito de traidores que JxCat les quería endosar por «acatar el 155». En ese esquema, Rovira se veía de presidenta ejecutiva, o primer ministro en un esquema clásico de república europea, y a Puigdemont de jefe de Estado, esto es, de casi reina madre.

Lo que no desarrolla Junqueras es, a la luz de los resultados del 21-D, si ese presidente ejecutivo debe salir de una única investidura, y debe ser convergente, y dejar a Puigdemont ya como presidente legítimo, o bien si debe procederse a realizar la simulación de la investidura del expresidente y, luego, tras la suspensión del TC, la buena.

En la entrevista, por cierto, el encarcelado líder republicano marca distancias con el residente en Bélgica. Así, expresó «respeto» hacia la postura de Puigdemont, aunque admitió que «eso no quita que no haya distintos puntos de vista». Junqueras, así como los Jordis, Cuixart y Sànchez, llevarán a la ONU su caso, en concreto al Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias.

En Barcelona, mientras tanto, la situación es la que sigue. Junts per Catralunya y ERC se van reuniendo y avanzando en un plan de Govern y un reparto de áreas. Y Roger Torrent aseguró, en RAC-1, que convocará el pleno de investidura en cuanto se disponga de las «garantías» suficientes que requiere Puigdemont y que pasan porque no le detengan si pisa suelo español. Algo que no va suceder.

Con todo, fuentes republicanas admitieron a este diario que las palabras de Torrent no debían de tomarse al pie de la letra y que se está buscando una opción «mixta» que prevea una votación sobre Puigdemont y, acto seguido, la investidura efectiva.

PRISAS DE UNOS... / Las prioridades de Junts per Catalunya no son las mismas que las de Esquerra, por no decir que son totalmente opuestas. Como se demostró en la investidura fallida del pasado martes, los posconvergentes y el entorno de Puigdemont están interesados en que se reelija ya al expresidente, y profundizar en los detalles acerca de la estructura del nuevo Gobierno les parece secundario.

Esa urgencia por volver a convocar «cuanto antes» al Parlament para votar la investidura de Puigdemont fue la principal reivindicación de los negociadores de JxCat en las conversaciones de este jueves con ERC, según fuentes de la formación. Los posconvergentes entienden que la «restitución» del «Govern legítimo» enviaría un mensaje de firmeza al Ejecutivo español.

En Junts per Catalunya tampoco entienden que haya que esperar grandes cambios por parte del Tribunal Constitucional. En ese sentido, instan a Torrent a que no espere a que haya «garantías efectivas» para convocar la sesión de investidura de Puigdemont, si con esa expresión el presidente del Parlament se refiere a que se alcance algún tipo de pacto -como el que ya se intentó con el Tribunal Supremo- para que el expresidente pueda entrar en España sin ser detenido.

...Y LA DE LOS OTROS / Y al mismo tiempo, las prisas de JxCat reciben un bota y rebota por parte de los republicanos. La secretaria general del partido, Marta Rovira, pidió a los posconvergentes que presenten «la fórmula para hacer efectiva la investidura de Carles Puigdemont», y sentenció que ERC está «a la espera de que JxCat» les cuente «en detalle la manera en la que quiere llevar a cabo» ese pleno.

Para Rovira, hay que actuar lo más rápido posible «para acabar con el 155, recuperar las instituciones y nombrar un Govern». Y todo ello pasa «por no dejar nada al azar o a decisiones de última hora».