+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El nuevo tablero político

El PP esconde qué poder entregará a Vox en Madrid

Carmena presenta hoy su renuncia al acta y se despide de la primera línea. Martínez-Almeida dispone de veinte días para dar a los ultras varios distritos

 

José Luis Martínez-Almeida, con la vara de mando, junto a Teodoro García Egea, Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. - EFE / EMILIO NARANJO

IOLANDA MÁRMOL
17/06/2019

El Partido Popular (PP) se niega a desvelar todavía qué precio pagará a Vox por los apoyos que le han permitido arrebatarle la alcaldía de Madrid a Manuela Carmena. Fuentes del partido conservador confirman lo que adelantaban ya los ultras: que la fuerza de Santiago Abascal se cobrará los votos en el ayuntamiento de la capital en juntas de distrito, es decir, haciéndose con el control de determinados barrios. Los populares, sin embargo, no concretan. Ayer el nuevo alcalde, José Luis Martínez-Almeida, firmó el decreto de formación de su Gobierno en el que no incluye, de momento, cargos para Vox, y por lo tanto no se sentarán hoy en la primera reunión del nuevo Ejecutivo. Los radicales parecen haber aceptado quedarse sin concejalías a cambio de amarrar poder en escalafones inferiores y han dado 20 días al PP para que les detalle sus funciones. Es ahí donde, previsiblemente, los radicales recibirán su recompensa. «Lo iremos viendo en los próximos días», asumió el primer edil.

SIN PEROS / El secretario general del PP, Teodoro García Egea, defendió ayer el controvertido acuerdo con los ultras y argumentó que le parece «lógico» que participen «en cuestiones de gobierno» que no llegó a desgranar. «Vox es necesario en la ecuación y, por tanto, hay que contar con él» en los pactos que se han firmado y a los cuales no se les puede poner «ni un pero», opinó.

Vox viene defendiendo que su presencia en el ayuntamiento de Madrid debe ser «proporcional» a los apoyos que dieron al alcalde, que necesitaba por lo menos tres de los cuatro regidores ultras para arrebatar la vara de mando a Carmena. Aunque algunas fuentes apuntan a que Javier Ortega Smith podría hacerse con los barrios de Salamanca, Chamberí y Usera, esta información no ha sido confirmada por ninguno de los partidos.

A la espera de que se concrete el pago a Vox, la formación del nuevo ayuntamiento de Madrid otorga al PP cinco áreas de gobierno (Cultura, Turismo y Deporte-Andrea Levy-; Portavocía y Seguridad; Medio Ambiente y Movilidad; Hacienda y Personal; Obras y Equipamientos) y 12 juntas de distrito (previsiblemente algunas de estas últimas serían entregadas a Vox).

Ciudadanos obtiene cuatro áreas (Vicealcaldía-Begoña Villacís-; Desarrollo Urbano; Economía y Empleo; Familias e Igualdad) y nueve juntas de distrito.

DESPEDIDA DE CARMENA / Tras la formación del nuevo gobierno, Carmena anunció su retirada de la primera línea política y hoy tiene previsto renunciar a su acta de regidora. La jueza, que en principio no quería repetir, accedió a hacerlo después de que Pablo Iglesias le prometiera que podría elaborar su propia lista con personas de confianza. Tras el intento del jefe podemista por imponer a sus fieles, optó por construir una entente con marca propia, Más Madrid, de la mano con Íñigo Errejón.

Las reacciones a los pactos para obtener el control de los ayuntamientos continuaban ayer. El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, lamentó la «ley de hierro» fijada por Cs en la constitución de las entidades locales, «donde ha llevado el veto al PSOE hasta las últimas consecuencias».

Ábalos cuestionó que Cs haya «primado ese veto» sobre sus propias posibilidades y expectativas, «renunciando a tener un papel que le hubiera podido corresponder si hubiera contribuido a la moderación y al equilibrio». Para el dirigente socialista, Cs «se ha traicionado a sí mismo».

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

Apúntate a nuestra Newsletter