+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BATALLA EN EL CENTRO-DERECHA

El PP y la operación 'Rivera es un lagarto'

Los populares aguardan con inquietud un CIS que reflejará la magnitud de su pugna con Ciudadanos. El partido de Rajoy llama a comparecer en el Senado a varios 'enemigos declarados' del líder de los naranjas

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una sesión parlamentaria observa el paso del líder de Cs, Albert Rivera. - AGUSTIN CATALAN (ARCHIVO)

GEMMA ROBLES
04/02/2018

Semana complicada para Mariano Rajoy. Aguarda una solución, si es que la hay, para el dilema político catalán con la pluma de firmar recursos jurídicos en una mano y la de rubricar medidas al paraguas del 155 en la otra. Debe decidir antes del miércoles si avala finalmente la candidatura del ministro Luis de Guindos para el Banco Central Europeo (BCE) y se obliga a sí mismo a unos cambios de gobierno que en realidad no desea. Y hay más. Espera para este lunes un CIS que dejará constancia de la guerra sin cuartel que se ha abierto en el centro-derecha español tras el 21-D.

Ciudadanos es una obsesión para el PP. Tema de continuo debate entre sus dirigentes. ¿Hay que afanarse en machacar ya a quienes se tiene que reclamar apoyo para sacar adelante los presupuestos de 2018?. Con opiniones para todos los gustos en la sede de la gaviota, Rajoy intenta cuadrar un círculo y deja hacer a todos, esto es, a los que defienden que hay que actuar sin piedad y los que aconsejan desenvolverse con prudencia y midiendo los ataques.

Pero en el día a día se está imponiendo la mano dura frente a los naranjas y su líder, la que bien podría denominarse operación Albert Rivera es un lagarto de 'V', título de un polémico libro de Carlos Delgado Pullido, exconcejal de C’s en el ayuntamiento de Leganés, que se ha convertido en una de las lecturas preferidas de los populares en estos días y que gracias a los de Rajoy, volverá a estar de actualidad en pocas jornadas.

Sí, porque el PP ha decidido reactivar la Comisión que creó en el Senado para estudiar la financiación de los partidos políticos o, en versión menos pomposa pero más realista, la que impulsó en la Cámara donde tiene mayoría absoluta para contrarrestar la que existe en el Congreso y analiza la supuesta financiación irregular de los conservadores. Allí será donde se hable de esta curiosa publicación sobre y contra Rivera.

EL ASEDIO DE LA CORRUPCIÓN

El toma y daca entre las comisiones de las Cortes continúa. Y continuará. El martes los diputados de la oposición han solicitado la comparecencia de Francisco Correa, hipotético cabecilla de la trama Gürtel, en el Parlamento, aunque tendrán que conformarse con una sesión por videoconferencia y con la negativa del imputado a responder a sus preguntas, que no quiere perjudicar su estrategia judicial atendiendo dudas de los parlamentarios.  

Los populares, asediados también en los tribunales por las declaraciones de los que antaño fueron sus compañeros –les ha hecho daño la de Ricardo Costa y hay expectación sobre lo que en breve pueda decir Francisco Granados-y con impaciencia por defenderse del acoso de Ciudadanos en las encuestas, contraatacan. Han solicitado en el Senado que acudan las responsables del Tribunal de Cuentas, María Dolores Genaro y María José de la Fuente, para explicar las supuestas irregularidades contables de la organización de Rivera.

Pero antes que ellas, concretamente el 15 de febrero, están citados miembros de la Plataforma Garantía Ciudadanas (que agrupa a resentidos por distintos motivos con la formación naranja) para que acudan a dar testimonio. También Delgado, el ya mencionado autor del libro tan en boga en la filas del PP y en el que se apunta como tesis que Rivera no es ni de lejos lo que parece. O sea, que es como un lagarto de aquellos que en los años 80 asustaron al personal en la exitosa y televisiva serie ‘V’ una vez que se despojaron de su piel de humanos.  

PRISIÓN PERMANENTE MÁS DURA

Algo tiene que ver también en esa lucha sin cuartel que mantienen y mantendrán en los próximos meses populares y Ciudadanos el anuncio que este domingo hizo en Córdoba el Gobierno en un acto de partido, en el que participó Rajoy, sobre la prisión permanente revisable. Los conservadores decidieron salir en su defensa a raíz del caso Diana Quer, pero urgidos por el resultado electoral en Cataluña, donde los naranjas demostraron que mantener posiciones duras tiene premio en estos tiempos en el electorado de centro-conservador.

Así las cosas,  el PP optó hace ya semanas por advertir a la oposición que no se rendiría ante su petición de derogación de la prisión permanente en el Congreso. Ha aprovechado cada oportunidad para afear a C’s su abstención en el Parlamento, lo que asocian con la "tibieza" y "falta de principios" que quieren achacarle públicamente a Rivera. Y deben haber logrado hacer pupa en estos días a los naranjas, puesto que Ciudadanos han salido con propuesta propia no solo para defender, sino también para endurecer la prisión permanente.

Ante esto, otro movimiento en la batalla: el Ejecutivo de Rajoy aprobará en consejo de ministros nuevos supuestos sobre los que aplicar la controvertida medida penal esta misma semana,  que  promete intensidad política antes de haber dado comienzo.