+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PERFIL

La prueba del algodón

 

JUAN FERNÁNDEZ MADRID
03/07/2020

Se cuentan con los dedos de una mano las intervenciones públicas de Iván Redondo, llamativo en alguien que más allá de ser el jefe de gabinete del presidente del Gobierno y la voz que más escucha Pedro Sánchez, es una de las figuras con mayor capacidad de influencia en el devenir del país. Tiene mérito que tanto poder haya logrado mantenerse esquivo al escrutinio público. La semana pasada, sin embargo, su condición añadida de secretario de la Comisión de Seguridad le obligaba a comparecer en el Senado, brindando ocasión de observarle bajo los focos: allí Redondo, en la línea estratégica marcada para el conjunto del Ejecutivo, defendió un reseteo de la legislatura después de haber sufrido la crisis del coronavirus, en la que los acuerdos que se adopten sean más amplios de lo previsible hace unos meses y los objetivos sean la reconstrucción y la prevención de rebrotes.

Precisamente la «construcción» del camino que el país deba recorrer no en los próximos años, sino seguramente en décadas, era una de las principales tareas que Sánchez le había encomendado, entre muchas otras, a su principal asesor antes de imaginar, siquiera, que un virus letal iba a echar un pulso semejante al mundo. Sin que España haya sido una excepción. Redondo recibió el encargo que crear la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo, aunque pocos lo recuerden ahora.

Precisamente por eso es sumamente relevante para él que la Comisión de Reconstrucción creada en las Cortes para buscar soluciones ante la crisis del coronavirus tenga éxito ahora, en su recta final: es la prueba del algodón a una parte de la estrategia presente que él mismo ha impulsado desde La Moncloa, basada en abrir los pactos más allá de los socios de investidura, pero sin erosionarlos en demasía tampoco. Y, además, será sin duda la base sobre la que tenga que asentarse el desarrollo de su Oficina Nacional .

Con este contexto puede seguramente entenderse algo mejor la forma en que Redondo mide sus escasísimas apariciones públicas. En alguien que sabe que los hilos decisivos no se mueven a la vista, sino entre bambalinas, no es de extrañar que gaste una puesta en escena discreta, más cercana a la del funcionario eficiente y prudente que a la del político con gancho. Muestra de esa forma de hacer dejó el jueves pasado en la Cámara Alta. En su alocución, el spin doctor monclovita se mostró como un fiel servidor público que llegaba a las Cortes a cumplir con el encargo otorgado, no a dar titulares ni montar numeritos, pese al ambiente político.

Su hábitat es otro, y no lo disimula. También su performance dista mucho de ser la de un político necesitado de seducir a su secretario de organización o defenderse a capa y espada de las críticas que le llueven a diario (no siempre desde fuera de las fronteras gubernamentales). Esa actitud le lleva a tomarse ciertas licencias, como llegar a una comisión y leer durante 50 minutos el largo informe sobre seguridad nacional que llevaba en su portafolios, siempre con tono plano y monocorde. La reacción era previsible: Adolfo Suárez Illana, del PP, se removía en su sillón para no dormirse y el senador de Cs, Francisco Javier Alegre, le llamó la atención: «¡Le recuerdo que sabemos leer!».

Redondo no varió por ello la táctica decidida y solo levantó la vista, en varias ocasiones, para cruzarse la mirada con Iván Espinosa de los Monteros, de Vox, como si tuviera claro cuál era el enemigo a inmovilizar antes de que fuera demasiado tarde.

Pactos en seguridad

En el turno de respuestas, Redondo se liberó ya del papel del opositor y contestó con cintura, cordialidad y mayor gestualidad. Agradeció el tono de las comparecencias, tendió la mano a la oposición y defendió a capa y espada, a la vez, la coalición con Pablo Iglesias. Repitió hasta la saciedad la palabra «humildad» y defendió la gestión del Gobierno en la pandemia, ante un buen puñado de reproches ajenos. No en vano el principal asesor de Sánchez, además de jugársela un poquito más que el resto con los acuerdos sobre la reconstrucción, debe lograr el equilibrio entre los pactos ya firmados, los que garantizan la supervivencia gubernamental, y los que estén por venir: los que puedan otorgarle más resistencia en aguas de la geometría variable.

Estos años atrás, a Redondo le ha perseguido la etiqueta de personaje escurridizo y taimado, más dado a las sombras que a los movimientos a la vista, pero esa imagen parece tener los días contados. En su encuentro ante 25 diputados y senadores, ofreció su teléfono móvil a los asistentes y a comparecer «cuantas veces sean necesarias». Téngase en cuenta que sorprendió invitando a pactar también, en esta nueva etapa, la estrategia nacional de seguridad para el 2021. Pero quiso dejar claras sus limitaciones (formales): «Yo al final soy un asesor. No aspiro a tomar ninguna decisión, sino a hacer recomendaciones».

El camino no es fácil. El pleno de la comisión de Reconstrucción vota hoy las conclusiones provisionales consensuadas. Y algunas tensiones persisten. El pasado miércoles, los socialistas votaron en contra de una enmienda de EH Bildu para tumbar la ley de los populares en las conclusiones del grupo de trabajo de Economía de la comisión de Reconstrucción. «El PSOE ha decidido pactar con la derecha», les recriminó ayer la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurúa.

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

Apúntate a nuestra Newsletter