+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA INGOBERNABILIDAD DE ESPAÑA

El PSOE advierte al PP de que no aceptará condiciones

El portavoz de la gestora avisa que no habrá libertad de voto: "si el Comité Federal opta por la abstención, Pedro Sánchez lo acatará". Los populares incrementan la presión y confirman que además de la investidura quieren un pacto de mínimos con los socialistas

 

Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE, junto a Mario Jiménez, vocal. - JOSE LUIS ROCA

IOLANDA MÁRMOL
05/10/2016

El PSOE ha rechazado este miércoles las presiones que han empezado a surgir desde las filas del PP para aprovechar la debilidad de los socialistas en beneficio propio e intentar garantizarse la estabilidad de un futuro gobierno, más allá de la investidura. El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, ha advertido, en declaraciones a Onda Cero, que por diezmado que esté la organización, los conservadores no están en situación de "poner condiciones a nada" y que esta formación tendrá que decidir si afronta este proceso con "honestidad" o si lo hace con una actitud de "tacticismo o de guerra electoral, impropia de un partido que ha ganado las elecciones".

El aviso a navegantes llega pocas horas después de que el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández-Díaz, aprovechase unas declaraciones en el Congreso el martes para deslizar que el PP no acudirá a la investidura sin un mínimo de garantías que le permita encabezar un gobierno estable. Y justo antes de que el portavoz de los populares en el Congreso, Rafael Hernando, apuntara que su formación va a "contribuir" -no dio al respecto más detalles- para que los socialistas cambien de criterio en la investidura, pero añadiendo que se les va a demandar "compromisos" para garantizar la estabilidad, lo que incluiría también una negociación de presupuestos.

"España necesita un gobierno que tenga capacidad de gobernar y un legislativo que tenga capacidad de legislar [...]. No estamos en la tesis de las nuevas elecciones, al revés", ha enfatizado el dirigente conservador, añadiendo que ya hay "contactos" con el PSOE en ámbito parlamentario para distintas cuestiones.


POSIBLE VOTACIÓN SIN LIBERTAD DE VOTO

En lo que concierne a una hipotética votación de investidura en plazo y la división de criterio de los socialistas, Jiménez, portavoz de la gestora ha avisado de que el precio de una eventual abstención del PSOE corresponderá a todos los diputados, que no tendrán la posibilidad de desmarcarse de la decisión, por costosa que resulte. Los parlamentarios deberán asumir la determinación del Comité federal y no podrán esgrimir la libertad del voto, incluido el que fuera, hasta el pasado sábado, el secretario general del PSOE. "Todos los diputados de la formación lo acatarán, incluido Pedro Sánchez", ha señalado.

"Cada diputado viene de ser elegido en nombre y representación de una lista del PSOE y no se plantea ni se planteará que los diputados no hagan otra cosa que apoyar la posición política que determinen los órganos del partido", ha asegurado, convencido de que ir a las terceras elecciones sería un "fracaso integral" de todas las formaciones políticas.

También ha desestimado la posibilidad de consultar a la militancia sobre la posición política en la posible investidura de Rajoy, y ha argumentado que es el Comité Federal a quien le corresponde esa decisión.


ALFOMBRA MORADA AL PP

Por otra parte, Jiménez ha descartado de plano la posibilidad de forjar un gobierno con Podemos y las fuerzas independentistas. "La aritmética no da", ha señalado, y ha aprovechado para atacar la actitud negociadora de Pablo Iglesias cuando votó en contra de la investidura de Sánchez, el pasado marzo. "Podemos decidió poner una alfombra morada al PP", ha lamentado.

También ha criticado que Podemos parezca dispuesto a "volar por los aires" los gobiernos autonómicos si el PSOE se abstiene y facilita la investidura del PP. "¿Cómo es posible que el partido que venía a cambiar las cosas se opusiera al cambio en marzo y que ahora sté dispuesto a volar por los aires el gobierno de las comunidades?", se ha cuestionado y ha calificado de "postureo político" la línea negociadora de los morados.