+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

más comparecencias

Rivera avista el fin de ciclo del bipartidismo

 

30/12/2017

Tras reunirse con Mariano Rajoy el jueves durante hora y media en la Moncloa, Albert Rivera hizo ayer un resumen triunfalista de los logros conseguidos por Ciudadanos, como socio prioritario del Gobierno, en el 2017. Y como flamante ganador del 21-D, avisó a PP y PSOE: «Los resultados de las elecciones en Catalunya indican que estamos ante el fin de ciclo del bipartismo». En una rueda de prensa en el Congreso y no en la sede de C’s, por ser el «epicentro» de la vida política, según justificó, sacó pecho de que en los 13 meses de legislatura C’s «ha dado un giro a las políticas económicas», hasta el punto de «acabar con los recortes» y «las subidas de impuestos».

En este contexto, recordó que su partido presionó en el presupuesto del 2017 para que se bajara el IRPF o se ampliara el permiso de paternidad, y piensa hacer lo propio con las cuentas del 2018, aún por negociar, dado que con la crisis catalana, Rajoy no ha tenido apoyos suficientes para sacarlas adelante. Eso sí, reconoció que en materia de regeneración, el bipartidismo «arrastra los pies», pero aún así aseguró que su grupo parlamentario seguirá luchando por acabar con los aforamientos, reformar el Senado o la ley electoral, para hacerla más proporcional.

Ciudadanos considera que su votante no le va a abandonar si no consigue algunas de las materias anticorrupción o de reformas institucionales de las que ha hecho bandera, y sí va a premiar los pequeños logros que alcance con sus 32 escaños en el Congreso. «No tenemos prisas, hemos ganado en Cataluña y la próxima meta serán las autonómicas y las generales», avisan fuentes de la dirección naranja.

De hecho, Rivera advirtió de que aprovecharán la legislatura para tratar de amplificar el apoyo a un proyecto «nuevo, ilusionante y de modernización del país». De forma que estos cuatro años sean «de transición» entre «lo viejo», en referencia a PP y PSOE, y lo que «está por venir», en alusión al posible triunfo electoral de su formación política. «El inmovilismo conservador y las ocurrencias del PSOE no son la solución al futuro de España», recalcó.