+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EXENCIONES Y PRIVILEGIOS

Unidos Podemos reclama acabar con los beneficios fiscales y las subvenciones de la Iglesia

El partido morado exige que la confesión religiosa se autofinancie a través de las donaciones de sus fieles

 

Irene Montero y Alberto Garzón registran la moción de censura de Unidos Podemos en el Congreso. - EFE / EMILIO NARANJO

P. M.
07/07/2017

Unidos Podemos ha registrado este viernes en el Congreso una proposición no de ley que reclama que la Iglesia católica se autofinancie exclusivamente con las donaciones de sus fieles y deje por tanto de percibir la asignación tributaria a través del IRPF. Además pide que la confesión religiosa no goce durante más tiempo de privilegios fiscales. "Ya está bien de la Iglesia deje de depender de los presupuestos generales de Estado", ha señalado el diputado de IU, Ricardo Sixto, en declaraciones a la Sexta.

Además, la propuesta registrada pide derogar los acuerdos entre España y la Santa Sede. En la exposición de motivos, recuerda la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) según la cual “las exenciones fiscales a la Iglesia católica pueden constituir una ilegalidad en forma de ayudas estatales prohibidas si se otorgan para actividades económicas”.

El caso concreto al que se refiere la sentencia remite a la petición de un colegio religioso de Getafe (Madrid) para que le devolvieran cerca de 24.000 euros pagados en concepto del impuesto municipal sobre Construcciones, Instalaciones y Obras por una reforma efectuada. El Ayuntamiento desestimó la devolución del tributo al considerar que la obra no abarcaba espacios con una finalidad religiosa.

MÁS DEL 1% DEL PIB
En el texto de la iniciativa recuerdan también que, según la organización Europa Laica, “el Estado español aporta a la Iglesia católica, a través de subvenciones directas y exención de tributos, una cifra que supera los 11.000 millones de euros anuales. Esta cantidad supone más del 1% del PIB y sumaría asignaciones tributarias vía IRPF, exenciones y bonificaciones en distintos tributos, financiación de personal que imparte la religión católica y de centros de ideario católico, transferencias para asistencia sanitaria y obra social, financiación de funcionarios capellanes, mantenimiento de patrimonio artístico de su propiedad, así como otras subvenciones y financiación de eventos religiosos o para asociaciones de ámbito local”.

De ahí que una de las propuestas de la iniciativa sea “establecer la sujeción y no exención del IBI de todos los bienes inmuebles de la Iglesia católica y de las asociaciones confesionales no católicas legalmente reconocidas”.

La proposición no de ley se completa planteando la implantación de “mecanismos que permitan que las distintas ayudas públicas que reciban las confesiones religiosas, incluida la católica, sean transparentes y estén sujetas a la fiscalización del Tribunal de Cuentas”.