+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Espectáculos

 

balance de una octava edición histórica

David Sánchez: «La mejor edición de Arenal Sound está por venir»

La cita vuelve del 31 de julio al 5 de agosto del 2018 y las entradas saldrán a la venta el 19 de noviembre. El festival deja un impacto de 41 millones de euros y genera 4.000 empleos entre directos e indirectos

 

David Sánchez, Maria Josep Safont, Toño Sánchez, Vicent Aparisi, Daniel Arnal, Javier Gual y Cristina Rius, ayer. - NACHO MATA / JAVI MARTÍ

David Sánchez, Maria Josep Safont, Toño Sánchez, Vicent Aparisi, Daniel Arnal, Javier Gual y Cristina Rius, ayer. - NACHO MATA / JAVI MARTÍ

JAVI MARTÍ
07/08/2017

«La mejor edición de Arenal Sound está por venir». Así de tajante se mostró ayer el director del festival con mayor asistencia de público de España, David Sánchez, para cerrar la rueda de prensa de valoración de la octava edición, la del regreso de la villa musical al recinto portuario. Tanto él como la alcaldesa de Burriana, Maria Josep Safont, y el jefe de Promoción y Publicidad de la Agència Valenciana del Turisme, Daniel Arnal, que le acompañaron en el balance, calificaron esta edición de «tremendamente positiva».

Sánchez aseguró que el festival «me deja una muy buena sensación por cómo responde el público tras seis días de música». Tanto es así que ya se han superado viejas discrepancias y ya se anunciaron las fechas del año próximo: del 31 de julio al 5 de agosto. Las entradas se pondrán a la venta el 19 de noviembre.

MOTOR DE LA PROVINCIA

El director del Arenal Sound también enumeró las cifras que deja esta octava edición con 300.000 sounders (50.000 por día), principalmente de España (90%) pero también con un 10% de otras 30 nacionalidades; más de 100 artistas sobre los escenarios, una repercusión que cifró en 41 millones de euros y la generación de 4.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos. Cifras que demuestran, dijo, «que Arenal es un gran motor para la provincia».

Tanto es así, dijo, que el festival no crece más en asistentes porque el suelo es el mismo, pero los sounders «han demostrado que confían en nosotros al llegar al sold out cuatro meses antes del festival», destacó.

Sánchez no eludió la problemática que motivó que el año pasado el festival se celebrara en Malvarrosa y apuntó que este año «teníamos una limitación de 75 decibelios en la fachada de las viviendas y en todo momento hemos estado por debajo con picos de entre 65 y 69, es decir, con un colchón».

POR SEGURIDAD

El director del festival también explicó los detalles que motivaron la suspensión de los conciertos de la madrugada del miércoles. En este sentido indicó que se «cortó la música por seguridad» y aseguró que la organización está replanteándose la forma en la que se celebrarán estas fiestas de bienvenida, en las que el «efecto fan» de algunos artistas puede hacer que los asistentes no quepan en la zona de la playa, más pequeña que el recinto con los dos escenarios principales.

Asimismo, defendió las medidas de control de aforo, que son «dobles»: «Todas las entradas se leen electrónicamente, y la Generalitat obligó el año pasado a un control con un doble check in-out». Para evitar situaciones parecidas, explicó, «ya estamos trabajando para que el año que viene haya igualdad de horarios y que la gente pueda estar distribuida por todo el recinto». Este año para evitar aglomeraciones se decidió variar los horarios de la playa para que las bandas acabasen a la vez que en el escenario principal, pero el director aseguró que el año que viene «los sounders no se perderán el mañaneo y el amanecer que tanto les gusta».

Sobre esto, la alcaldesa Safont destacó que los problemas «puntuales» de seguridad «se han resuelto con rapidez» y que Burriana ha demostrado su carácter acogedor y los sounders «se han portado muy bien y esperamos verlos por aquí». Por su parte, Arnal señaló que el Arenal Sound es el festival «que mejor está organizado y resaltó que atrae a «los turistas del futuro».