+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VIOLENCIA EN EL RAP FRANCÉS

Dos heridos por un ataque armado al equipo del rapero Booba cerca de París

Una quincena de personas con armas de fuego y bates de béisbol irrumpieron en la grabación de un videoclip del artista. Algunas fuentes señalan como autor de la agresión al entorno de Kaaris, otro rapero enfrentado a Booba

 

Booba (izquierda) y Kaaris. - AFP

21/08/2019

Dos miembros del equipo del rapero francés Booba resultaron heridos en la noche del martes al miércoles durante una grabación por el ataque de una quincena de agresores que utilizaron armas de fuego y bates de béisbol en la ciudad de Aulnay sous Bois, a las afueras de París. Fuentes de la investigación señalaron que uno de los heridos recibió un disparo en la pierna y fue hospitalizado pero que su vida no corre peligro.

El ataque lo protagonizaron, poco después de medianoche, una quincena de individuos que llegaron en cinco vehículos a la zona industrial donde se estaba grabando un vídeo para Booba, que no estaba presente en ese momento.

Según 'BFMTV', el herido de bala es el mánager del rapero. El director del vídeo fue otra de las víctimas, ya que recibió golpes con bates de béisbol en la cabeza. El canal precisó que los hechos ocurrieron cuando el equipo técnico estaba recogiendo el material y que los autores de la operación son personas del entorno de Kaaris, otro rapero con el que Booba está en conflicto abierto desde hace tiempo.

La investigación corre a cargo de la Fiscalía de Bobigny y, hasta media mañana de este miércoles no había información sobre detenciones.

Los dos raperos protagonizaron una multitudinaria trifulca en agosto del pasado año en el aeropuerto parisino de Orly, que les valió sendas penas de 18 meses de cárcel exentos de cumplimiento y multas de 50.000 euros para cada uno.

Ambos se habían retado para una pelea de artes marciales el próximo 30 de noviembre en Basilea, en Suiza. EFE