+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Espectáculos

 

«El pánico escénico de los artistas se puede vencer»

 

Marta G. Garay, energía positiva de una psicóloga en artes escénicas. - MEDITERÁNEO

VICENTE CORNELLES
16/10/2017

Al otro lado del hilo telefónico surge una voz dulce, pero energética, suave, y al mismo tiempo, contundente. De quien controla emociones y modula las palabras sin perder su apasionamiento por lo que hace y en lo que cree. Marta G. Garay, de Impulsarte, psicóloga en artes escénicas, la única que imparte su magisterio en Castellón (en La Zapatilla Roja de la castiza calle Echegaray) aboga por extender una disciplina, «vital para el crecimiento del artista» y «vencer» el tan manido «miedo escénico» en una constante de «mejorar su rendimiento».

--¿Que aporta la psicología en las artes escénicas?

--Los psicólogos trabajamos con los problemas de la gente. Tratamos los nervios, las ansiedades, la desazón... y en los artistas (personas como los demás), agravados por el pánico, el miedo a enfrentarse al escenario, al público. Realizamos una intervención una enseñanza para superar estos miedos. Todo, para mejorar el rendimiento del intérprete.

--Pero, son pocos psicólogos en esta especialidad. Usted la única en Castellón.

--Sí, somos pocos, pero, se están creando unas sinergias interesantes que están derivando a la necesidad de extender la disciplina a los movimientos artísticos que en Castellón están creciendo. Hay que conocer las necesidades, las sensaciones y los sufrimientos de los futuros artistas y apostar por su rendimiento.

--Y, ¿como se trabaja a nivel de psicología en artes escénicas?

--Se trabaja en dos frentes. Uno para conseguir ese alto rendimiento con técnicas de psicología deportiva (el modelo a seguir). El otro, analizar la organización, la confianza, las expectativas, la concentración...

--Lo que más preocupa es el «pánico escénico, ¿no? ¿Se puede vencer?

--Por supuesto. El pánico escénico está ahí, y que sufren la mayoría de los artistas a la ahora de enfrentarse a sus retos profesionales. Existen técnicas validadas en las que se combinan herramientas cognitivo-conductuales, ejercicios de relajación, saber respirar y, sobre todo, que el artista sienta bienestar. Que su trabajo, que su vocación le aporte felicidad, no sufrimiento. Que crea en sus potencialidades y las desarrolle. Que crezca como artista, y como persona fundamentalmente.

--Usted apuesta por el ‘mindfulness’. ¿Qué es? ¿En qué se basa? ¿Qué efectos tiene?

--Es vivir el momento presente, ser consciente del aquí y ahora, Sin pensar en el pasado y los errores cometidos, ni tampoco en las angustias del futuro por llegar (por ejemplo, un estreno teatral). Es una forma de meditación, alejada de postulados religiosos, aunque su origen sea el budismo, Para favorecer el que fluyan sensaciones, creatividad, ser generosos con uno mismo y con los demás, no estar tenso...

--¿Las administraciones tendrían que fomentar la psicología en artes escénicas?

--Sí. Estamos luchando para estar presentes en Atención Primaria. Y en conservatorios y en centros formativos artísticos.