+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«El público de Castellón es muy cálido»

 

Lola Herrera mañana hablará con Mario 40 años después en la Vall. -

VICENTE CORNELLES vcornelles@epmediterraneo.com CASTELLÓN
19/01/2019

A sus 83 años quiere «seguir batallando, contar historias, actuar...». Estado vital y permanente de Lola Herrera, quien representará mañana en el Auditorio Leopoldo Peñarroja de la Vall d’Uixó Cinco horas con Mario (19.00 horas). Herrera, 40 años después, vuelve a protagonizar a Menchu, esa viuda prematura, «llena de contradicciones», que debe enfrentarse a la soledad. «Menchu es un personaje universal», asegura la actriz, que está muy contenta de regresar a tierras castellonenses, donde ha actuado «muchas veces» y donde «el público es muy cálido y entienden de teatro».

--¿Por qué Lola Herrera vuelve a conversar cinco horas con Mario cuarenta años después?

--Fue una cuestión de circunstancias coincidentes. Como casualidades que se aúnan para poner en marcha un proyecto inesperado, que no estaba ni en cartera, y que comenzó a llenarme de satisfacción. En el 2016 se celebraba el 50º aniversario de la novela y me propusieron como forma de celebrarlo volver a representar la obra. Yo estaba en ese momento haciendo La velocidad en el otoño. Acabé con ella y me puse a trabajar en Cinco horas con Mario. Estrenamos en el Reina Victoria para solo cuatro semanas, después fueron ocho y más tarde 16... y empezamos a recibir peticiones por toda España, y hasta ahora.

--¿Sigue siendo una obra actual? ¿Menchu es un personaje que es válido también para estos tiempos, para el siglo XXI?

--Claro que es una obra actual. El texto es tan maravilloso que en su nueva puesta en escena descubres nuevos matices y es posible una revisión del personaje. Menchu es una mujer universal. Lo que le pasa a ella y piensa le pasan a todas las mujeres del mundo. Llena de contradicciones, de fantasías, de reproches y sueños.

--‘Cinco horas con Mario’ con más libertad ahora, ¿no?

--Por supuesto. Cuando se estrenó fue contra viento y marea. El público no estaba acostumbrado a los monólogos teatrales. Era lo que se llamaba teatro ladrillo. Excepción hecha de Enrique Guitart con Las manos de Euridice, que llegó a las 5.000 representaciones, nadie daba un duro por una obra de un solo personaje, y encima interpretado mujer.

--Lola Herrera, ¿pionera?

--En cierta manera sí. Cinco horas con Mario es una magia de palabras, un texto que lo dice todo, que describe los sentimientos de una mujer, sus ansias, fantasías, emociones... Es un reto para una actriz enfrentarse sola en el escenario a un público que está expectante y que quiere sufrir, amar y ser cómplice del personaje que interpretas. Que te ayuda en esa aventura profesional desde la madurez y la constancia.

--¿En qué se parece Menchu a Lola Herrera y viceversa?

--Mucho, y también muchas diferencias. De entrada, en que somos mujeres. Yo viviendo en el otro lado de la sociedad, en aquellos tiempos en el lado rojo, con unos padres comprensivos. Ella en un quiero y no puedo, con unos padres imposibles, con un marido difícil. Pero, las dos con sentimientos y esperanzas en nuestras propias vidas.

--Usted ha actuado muchas veces en la provincia de Castellón. ¿Cómo es el público de estas tierras que conoce tan bien?

--Es muy cálido. Y muy entendido en el teatro. Siempre ha sido un placer actuar en la provincia de Castellón. La gente va al teatro porque quiere, porque tiene ganas de disfrutar de una buena obra de teatro y sus personajes.

--A los 83 años, ¿en plena forma?

--Sí. Quiero seguir batallando, contar historias, hacer teatro.