+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CITA CINEMATOGRÁFICA

El glamuroso Cannes se rinde al as del horror de serie B John Carpenter

El festival le entrega el premio Carroza de Oro en reconocimiento a toda su carrera

 

John Carpenter pasea por Cannes vestido de gala, este miércoles. - AFP / LOIC VENANCE

15/05/2019

A lo largo de su carrera, John Carpenter ha contado historias de fantasmas marineros sedientos de venganza, asesinos en serie enmascarados, alienígenas robóticos decididos a esclavizar a los terrícolas, coches poseídos por espíritus malignos y antiguos guerreros marcianos. Y por eso incluso es comprensible que en el Festival de Cannes, un lugar donde habitualmente se privilegian el cine con ínfulas artísticas y el glamur más ortodoxo, tradicionalmente no haya habido espacio para sus películas. Pero estamos en el 2019, un tiempo en el que el mundo de la cultura ha virado hacia lo pop y en concreto hacia el género fantástico, y ese es uno de los motivos por los que ahora el neoyorquino ha hecho finalmente su entrada en el certamen, y por la puerta grande: la Quincena de Realizadores le ha entregado hoy el premio Carroza de Oro en honor a sus cinco décadas de carrera. El otro motivo, por supuesto, es que es un director extraordinario.

La entrega del galardón ha llegado acompañada de la proyección de una de las joyas carpenterianas, el 'remake' 'La cosa' (1982), que en su día se estrenó solo dos semanas después que 'E. T. El extraterrestre' y que, en parte por eso, fue un fracaso comercial estrepitoso. "Además, todo el mundo la odió, incluso mis fans acérrimos. Nunca llegué a entender por qué", ha recordado este miércoles el director. "En cualquier caso, me ha parecido que traerla ahora a Cannes sería una bonita venganza".

REGLA ROTA

Protagonizada por una forma de vida extraterrestre parasitaria, 'La cosa' violó la más famosa de las reglas no escritas del cine de terror. "Según ella, el monstruo no debe aparecer en pantalla; hay que mantenerlo oculto al espectador", explica Carpenter. "Sin embargo, yo decidí que lo iba a mostrar, porque quería que todo el público lo sintiera como una criatura viva y horripilante". Tuvo que pelear duro para imponer sus criterios frente a los productores, que la veían como una película demasiado oscura y deprimente. "En la escuela de cine me enseñaron que todo cineasta debe pelear por imponer su propia visión artística, y desde entonces esa máxima ha regido mi carrera: cada una de mis películas es solo mía, y no dejaré que nadie más ponga sus manazas sobre ella".

Carpenter ha aprovechado su presencia en Cannes para recordar anécdotas relacionadas con algunos de sus títulos icónicos. Sobre 'La noche de Halloween' (1978), hoy considerada una de las películas más influyentes de la historia, ha explicado que inicialmente recibió críticas demoledoras. "Dijeron que era una porquería, y que yo no tenía ni idea de dirigir actores. Sin embargo, cuando semanas más tarde se estrenó en Nueva york, hubo un crítico que la puso por las nubes y entonces empezó a estar bien considerada". Sin embargo, él tardó un tiempo en enterarse de ese éxito. "El jefe de la productora me invitó a comer, y estaba claro que no lo hacía porque yo le cayera simpático; lo hacía porque me había convertido en un director al que tocaba hacer la pelota".

ARGENTO, ROMERO Y HOOPER

De 'El príncipe de las tinieblas' (1987), asimismo, ha dicho que la hizo como reacción contra Hollywood. "Tras ver 'Inferno', de Darío Argento, me quedé fascinado. Me pareció un ejercicio absoluto de libertad creativa, y decidí que yo quería también quería ser libre. Así que me dije a mí mismo: Que se joda Hollywood". Argento, asegura, es uno de los grandes maestros. "En mi opinión los otros dos son George A. Romeo, porque inventó el cine de zombis, y Tobe Hooper, que hizo una de las películas más divertidas y más aterradoras que existen: 'La matanza de Texas' (1974)".

Por último, el director se ha hecho eco de la controversia en la que se halla envuelta otra de sus películas sobre invasores del espacio, 'Están vivos' (1988), desde que grupos neonazis y antisemitas estadounidenses la abanderaron como alegoría sobre el dominio judío en el mundo. "Yo les contesté que la película no tenía nada que ver con eso, sino que es un ataque a la cultura yuppie y el capitalismo descontrolado. Pero, por algún motivo, siguen sin creerme".

El asunto del que Carpenter no ha hablado en Cannes es su próxima película, básicamente porque de momento no hay próxima película. "Me encantaría hacer una más, pero tendría que disponer de un presupuesto adecuado y no creo que eso sea posible a estas alturas". Su último largometraje hasta la fecha, 'Encerrada' (2010), tuvo una pobre acogida. "Ya no hay un sitio privilegiado para mí en este negocio, solo soy un viejo director". En cualquier caso, opina, el cine de terror seguirá en auge. "A todos nos gusta pasar miedo, y nos gusta pasarlo en una sala oscura llena de gente, porque la compañía nos hace sentir a salvo". Él, eso sí, confiesa ver películas casi exclusivamente en su casa. "En las salas la gente habla demasiado, y utilizan el móvil sin parar; si yo fuera al cine, no sé si sería capaz de controlar mi ira contra todas esas personas".