+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Espectáculos

 

EL RETORNO DE UN FENÓMENO EDITORIAL

Ken Follett y la ropa interior del siglo XI

El superventas galés lanza 'Las tinieblas y el alba', precuela de 'Los pilares de la Tierra', que transcurre en la Inglaterra del año 997, acosada por vikingos y normandos. El escritor alaba la "alucinante Sagrada Família de Gaudí" al tiempo que sigue criticando el "terrorífico 'brexit'" y lamenta el populismo, el racismo y los ataques a la democracia

 

Ken Follett, autor de 'Las tinieblas y el alma' -

ANNA ABELLA
15/09/2020

Ken Follett no es infalible. A pesar de lo profusamente documentadas históricamente que intenta que sean sus novelas, esta vez no logró averiguar “cómo era la ropa interior de la gente” a principios del siglo XI. Y eso que visitó el museo de barcos vikingos de Oslo y estudió el tapiz bordado de Bayeux que visualiza cómo los normandos conquistaron Inglaterra y cómo paseaban al perro. Desde la biblioteca de su privilegiada mansión de Hertfordshire, donde ha vivido confinado con su esposa, exministra laborista de Cultura, el escritor galés (Cardiff, 1949) atiende formal, con americana negra y corbata, a los medios de medio mundo por videoconferencia este martes, coincidiendo con el lanzamiento mundial de ‘Las tinieblas y el alba’ (Plaza&Janés / Rosa dels Vents), precuela de ‘Los pilares de la Tierra’. Fenómeno este de la novela histórica sobre cuya trama, en torno a la construcción de una catedral del siglo XII, convertiría en trilogía y edificaría hace tres décadas una carrera de consagrado autor ‘best-seller’ con 170 millones de ejemplares vendidos de sus 32 libros en más de 80 países y 33 idiomas, y con dos series televisivas (una producida por Ridley Scott).

‘Experto’ en ganarse al público lanza guiños a España –“además de la de Vitoria, donde me han hecho una estatua, la catedral más alucinante es la Sagrada Família de Gaudí, el edificio más sorprendente e increíble que he visto nunca. Cuando sales te preguntas por qué los arquitectos lo hacen todo recto en vez de usar las curvas”. Y al global de sus lectores europeos, a los que insiste en recordar que no forma parte “de ese movimiento terrorífico del ‘brexit’ que quiere separarnos de Europa”. “Me preocupa la ruptura entre la Unión Europa y el Reino Unido y la tendencia al nacionalismo. El ‘tour’ por el continente que hice con otros cuatro escritores era para decir a los europeos que seguimos queriéndolos y que no era buena idea separarnos de nuestros vecinos”.

‘Las tinieblas y el alba’ surgió en parte de imaginar cómo sería antes de ‘Los pilares de la Tierra’ la ciudad de Kingsbridge, próspero escenario imaginario de su trilogía (“pero con sitio web”, apunta), que en la segunda entrega, ‘Un mundo sin fin’, sufre el azote de la peste negra, “infinitamente peor que el virus que tenemos ahora”. La novela pivota sobre tres protagonistas, un constructor de barcos, a quien un ataque vikingo trunca su huida con su amante casada, la hija de un conde normando –“una mujer fuerte” enamorada de un noble inglés- y un monje idealista.

En la nueva trama marca de la casa –casi un millar de páginas con ingredientes como la codicia, la ambición de poder, amor y muerte, odio y coraje y continuas “escenas dramáticas”- Follett traslada al lector a la Inglaterra del año 997, a una época en la que, como alude el título, el final de un tiempo de tinieblas, “una edad oscura” de caos y violencia, da paso “al renacer de la civilización europea, que estaba casi muerta”. ¿Estaríamos hoy día pasando de la luz a unas nuevas tinieblas? “Creo que la humanidad siempre da dos pasos adelante y uno hacia atrás. Ahora, con el populismo, el aumento del racismo, los ataques a la democracia y al imperio de la ley, creo que estamos en ese paso hacia atrás y espero que pronto demos dos hacia adelante”. 

“Mis relatos tratan de cómo la gente lucha por conseguir algún tipo de libertad, religiosa, los derechos civiles en los 60… -continúa-. En la novela, los personajes luchan por la justicia que no tienen porque en esa época aún no existe el estado de derecho ni la ley. Los nobles locales decidían lo que les pasaba a su pueblo. Y eso resuena en la situación actual en que muchos gobiernos están cuestionando la supremacía de la ley, como nuestro primer ministro [Boris Johnson], o en Polonia…”. 

La Inglaterra del nuevo libro “es un momento fascinante en el que confluyen los anglosajones, que vivían allí, los vikingos, piratas y esclavistas, que les atacaban, y los normandos del norte de Francia, un pueblo muy avanzado y sofisticado que esperaba el momento adecuado para atravesar el canal de la Mancha e invadir el país”.  Para Follett, los normandos “era una civilización superior a la inglesa, que ya había abolido la esclavitud mientras en la sociedad anglosajona el 10% de la población era esclava. Y construía castillos y catedrales cuando los anglosajones solo levantaban iglesias pequeñitas y edificaciones de madera que no han sobrevivido”. 

Concluye Follett recordando cómo en 1989, cuando presentó 'Los pilares de la Tierra' a una editorial española, se la rechazaron y tuvo que recurrir a otra. "Me dijeron que era muy largo. Fue un gran error. Me han dicho que hoy es el libro más popular en España". Y lo atestigüan como el más leído las encuestas de hábitos de lectura y el Gremio de editores.