+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Espectáculos

 

MUESTRA

París vindica la fuerza creativa del Greco, el 'outsider' de la pintura antigua

El Grand Palais dedica al artista del Siglo de Oro, gran influencia de los vanguardistas, la primera retrospectiva organizada en Francia

 

’Adoración del sagrado nombre de Jesús’ (izquierda) y ’La asunción de la Virgen’ (derecha), en la muestra del Grand Palais. - EFE / IAN LANGSDON

EVA CANTÓN
15/10/2019

Por extraño que parezca, Francia no había organizado hasta ahora ninguna retrospectiva dedicada al Greco. Hubo muchos proyectos y la conciencia de que había que rendir homenaje al artista que forjó su leyenda en Toledo y fascinó a los pintores de vanguardia de finales del siglo XIX, pero hubo que esperar una propuesta de Estados Unidos para que la primera gran exposición del Greco (1541-1614) vea la luz este miércoles en el Grand Palais de París.

El Instituto de Arte de Chicago buscaba el marco adecuado para dar a conocer la majestuosa 'Asunción de la Virgen' que acababa de restaurar -cuadro pintado en 1577 que supone la culminación del periodo formativo del Greco y el inicio de su carrera española- y al ponerse en contacto con el Grand Palais y el Museo del Louvre, Francia vio que había llegado el momento de rendir homenaje al último maestro del Renacimiento y el primer gran pintor del Siglo de Oro.

La obra procedente de Chicago es una de las 75 que integran la exposición de París, concebida para mostrar la fuerza creativa del Greco y seguir la trayectoria del artista nacido en Creta desde sus inicios bizantinos hasta sus últimos años en Toledo pasando por su etapa italiana.

"Loco, excéntrico, con astigmatismo, místico, herético No han faltado ni los adjetivos ni las teorías, a menudo peregrinas, para explicar la originalidad del arte del Greco. Pero si no estaba loco ni veía peor que otros, si era un pintor de su tiempo, del Renacimiento, ¿en qué se diferencia de los otros? ¿Dónde reside su originalidad?", se pregunta el comisario Guillaume Kientz en el catálogo de la exposición.

"Es su trayectoria, la superposición de lenguas, de culturas y sus consecuencias sobre su arte", responde. A caballo entre la cultura oriental y la occidental, el joven Domenico Theotokópulos aprende en Creta el oficio de pintor de iconos siguiendo la tradición bizantina clásica pero sueña con los grandes maestros renacentistas italianos y en 1567 llega a la Venecia dominada por Tiziano, Tintoretto y Veronese.

Sin hueco para un principiante como él, en 1570 decide trasladarse a Roma, pero en la capital artística de Europa tampoco tiene suerte. Bien por su carácter arrogante -llegó a criticar a Miguel Ángel proponiendo pintar de nuevo 'El juicio final' de la Capilla Sixtina-, bien porque no dominaba ni el idioma ni la técnica del fresco, en 1572 el Palacio de Farnesio lo deja en la calle.

Es la época en la que pinta retratos -diez de los cuales están en la muestra del Grand Palais, entre ellos el del Cardenal Niño de Guevara que ha viajado desde el Metropolitan de Nueva York-, hasta que oye hablar de un rey español que busca artistas para decorar El Escorial y promete pagar generosamente.

Es Felipe II quien le encarga La adoración del nombre de Jesús, un auténtico manifiesto cristiano con el que logra un gran éxito. Sin embargo, cuando el rey le pide pintar 'El martirio de San Mauricio', el Greco volverá a pecar de imprudencia.

HEREDERO DEL RENACIMIENTO

Más preocupado por el arte que por la religión, el artista entrega una tela ambiciosa y compleja alejada de las indicaciones reales. No habrá un tercer encargo. Pierde el favor real y en 1577 se instala en Toledo, que se convertirá en "su ciudad, su paisaje, su universo y su reino", en palabras del comisario.

Ese periplo vital se ha plasmado en la galería del Grand Palais con una escenografía teatral que refuerza la modernidad del Greco y organiza la muestra como si se tratara de una catedral contemporánea.

Como heredero del espíritu renacentista, el Greco era un artista completo -pintor, arquitecto, escultor y dibujante- y en la exposición se exhiben una sus esculturas, 'Cristo resucitado', y cuatro de los siete dibujos conocidos preparatorios de sus cuadros o retablos.

Hay también una 'Piedad' (1580-1590) de su primera etapa en España, procedente de una colección privada que no se ha visto en público desde 1982. Junto a ella, varios óleos de San Pedro y San Pablo, cuatro variaciones de 'Cristo expulsando a los mercaderes del templo' y la 'Apertura del quinto sello' también conocida como 'La visión de San Juan' (1610-1614), que pintó siendo un anciano y en la que es imposible no ver a Cezanne, el artista moderno al que más se asocia con el Greco.

'OUTSIDER' DE LA PINTURA ANTIGUA

"Si Velázquez es una revelación para la generación de los románticos, el Greco es una revolución para los vanguardistas. Es uno de ellos, un cubista y un fauvista, porque el Greco es el 'outsider' de la pintura antigua. Su arte es el Renacimiento en estado salvaje", resume el comisario.

El Greco muere en 1614 y su estilo permanece en Luis Tristán, el pintor que oscila entre su maestro y el naturalismo prebarroco de Caravaggio. Pero luego se eclipsa durante siglos y sus verdaderos herederos serán los pintores modernos. Picasso, que le debe a su influencia la etapa azul, los artistas franceses, los expresionistas alemanes y más tarde los americanos.

La verdadera dimensión de la figura del Greco es indisociable de las investigaciones que hicieron Manuel Bartolomé Cossío y Francisco de Borja de San Román a principios del siglo XX.

"La obra del Greco es de un sincretismo único. Su manierismo de acentos expresionistas condujo a una concepción renovada del arte", recuerda el conservador del Museo del Louvre, Pascal Torres.