+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

tercera edición en puerto azahar

El ‘punkpop’ toma Red Pier Fest

Los Franelas se estrenan en un macroevento y rayan a gran altura con ritmos Beatles y ‘new age’. Airbag marca el culmen de la primera jornada con sus baladas de surf y su esencia de adolescentes

 

Ambiente festivalero en un Red Pier Fest que crece y se retroalimenta. - GABRIEL UTIEL

Centenares de personas se subieron al ‘embarcadero rojo’. - GABRIEL UTIEL

VICENTE CORNELLES
18/05/2019

Sonido power-pop para abrir el Red Pier Fest. Los Franelas, en su primera participación en un festival de estas características, dieron el pistoletazo de salida al certamen en su tercera edición. El quinteto, formado por Lorenzo Millo, guitarra acústica y coros; Vite Barreda, a la voz; Fran Vilar como guitarra solista; Simeón Vatteu, al bajo, y Javier Besnard, batería, superaron con creces lo que calificaban de reto «muy bonito», su presencia militante y energética en el embarcadero rojo.

Temas originales (Millo, autor de la mayoría), y alguna versión conformó un repertorio que recordaba a Beatles y a la new age de los 70. Pero solo era el principio. El alfa de 48 horas non stop para iniciados y profanos en esto de lo indie y alternativo.

Después, los castellonense Balloon Flights, que no defraudaron a sus incondicionales con su madurado punk. Rabiosamente viscerales, como antaño (surgieron en el 2004), ofrecieron los temas de su último trabajo, el impronunciable Psychologically broken, que desgrana pequeñas miserias y hazañas, del todo y de la nada, y del pánico a hacerse mayor, de uno mismo, del desgarro de como se pasa la vida tan callado, a veces tan en silencio...

Y de los autóctonos a las finlandesas Barbe-Q-Barbies. Rock duro con un gineceo en territorio de hombres con melodías de buen gusto en la cuota femenina del festival del Grau. Una banda nórdica convertida en éxtasis para dejar las cosas claras con esencias de AC/DC, Kiss, Mötorhead o Queens Of The Stone Age.

Poderío máximo con Niki Rock a las voces, Kaisa y Ekkis a las guitarras, Katja al bajo y Nina a la batería. Empoderamiento de la mujer en el masculino barro crudo, sucio y malo con efluvios de cervezas en locales de humo.

Y mientras el público, en fase creciente, que se iba adueñando de Puerto Azahar, tenía ocasión de comer algo en varias gastronetas y rebuscar en el Red Pier Market, la praxis festivalera alcanzaba su culmen con Airbag.

Frescura, energía y fuerza a partes iguales exhibieron los malagueños, convertidos en eternamente adolescentes. Una banda vinculada a Castelló por motivos familiares de uno de los componentes, y donde tiene su propia parroquia con incondicionales en la capital de la Plana.

EN EL ‘NIRVANA FELIZ’ // Insultantemente normales e, incluso, anodinos, no tienen ningún hit que destaque sobre las demás canciones. No son ni guapos ni feos, y a casi todas sus canciones les falta el estribillo. Hecho que se les perdona, porque son ellos.

Sin embargo, sus letras del nirvana feliz de una juventud que solo piensa en surfear y estar enganchada a los casquitos, les hace superflowers en la abducción constante de una música sin compromisos, ni responsabilidad.

La noche avanzaba. Para cerrar la primera jornada del festival, The Man-nilas, trío de rockeras. Ellas fueron otro cantar. Más mujeres para el festival del embarcadero rojo en el flamante año del empoderamiento de las féminas, también en el ámbito musical.

Suma de talentos en un proyecto musical que nació casi de forma casual. Una banda de rock and roll compuesta por mujeres en pleno siglo XXI. Man-nilas, que dejaban al socaire del salitre y de la brisa del mar a los asistentes en la luna de primavera castellonense. En Puerto Azahar.