+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

en la fundación caja castellón

Rafael Amargo detalla vivencias de un bailarín «muy hombre»

El genial artista apela al «amor y a las emociones como sustrato de la vida»

 

El bailarín Rafael Amargo disertó ayer en Bankia, junto a Alfredo Llopico, de la Fundación Caja Castellón. - GABRIEL UTIEL

VICENTE CORNELLES
16/05/2019

Deseado por mujeres..., y también por hombres. Allá donde va se desata el escándalo y caen las torres de los bien pensantes. Bajo el epígrafe de Amargo en vena, el genial bailarín granadino Rafael Amargo abrió su corazón y su alma a los castellonenses en una charla-coloquio del ciclo En primera persona de la Fundación Caja Castellón, que tuvo como escenario el salón de actos de la oficina central de Bankia en la calle Cervantes, con mucho más aforo que el lugar habitual de las conferencias de la fundación, el tradicional Edificio Hucha.

Relató que sus coreografías tienen «un fuerte componente de baile contemporáneo, pero nunca pierden como punto de referencia la esencia del flamenco».

Y es que durante toda su carrera ha mantenido un incesante contacto con el mundo artístico y cultural, que le ha permitido poseer «una mentalidad muy abierta» en sus creaciones, que gozan de extraordinario interés.

Confesó su admiración por Antonio Gades, su «fuente» y su «inspiración», señaló quien sigue reivindicando el «concepto teatral y escénico del flamenco», pese a que no le importa bailar «en tablaos» y coquetear con la «danza contemporánea». Y es que las enseñanzas recibidas en la escuela de Marta Graham, en Nueva York, le marcaron un antes y un después en su formación y crecimiento como bailarín.

EL AMOR COMO ARGUMENTO // Polémico, transgresor, sincero y contundente, habló sin cortapisas de sus vivencias y de la importancia del amor: «Se puede amar perfectamente por igual a un hombre y a una mujer». Detalló «experiencias intensas» y defendió a ultranza la hombría de un balarín, «un hombre que se enfrenta el solo en el escenario». «En el fútbol son once hombres detrás de una pelota; en el escenario estoy yo solo con mis pelotas», aseveró ante un auditorio entregado y consciente de las genialidades que iba a argumentar el artista granadino.

Lujazo de conferenciante, quien se permitió, además, bailar sobre el escenario y ofrecer su arte. Se sintió bendecido y agradecido, sobre todo, porque su «trabajo y sacrificio» a lo largo de muchos años de carrera «ha dado sus frutos». Vehemente y locuaz, demostró perfectamente que «se puede ser políticamente incorrecto». «Con libertad», concretó.

Amargo y sus espectáculos han recibido numerosos reconocimientos, entre los que destacan cuatro Premios Max de las Artes Escénicas, el Premio Positano Leonide Massine de la Danza como bailarín y coreógrafo (la más importante distinción de la coreografía en Italia) o el Premio APDE (Asociación de profesores de Danza Española y Flamenco de España), junto a Antonio Gades y Matilde Coral. Además, el público le concedió el premio al mejor espectáculo de danza del País de las Tentaciones por Amargo y Poeta en New York.