+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Espectáculos

 

INICIO DE RODAJE

Woody Allen, en San Sebastián: "Si por mi fuera, moriría en un plató"

El director presenta en San Sebastián el rodaje de su próxima película, pero rehúye hablar del boicot al que ha sido sometido en los dos últimos años tras ser acusado de abusos

 

Woody Allen, en San Sebastián: "Si por mi fuera, moriría en un plató" -

Beatriz Martínez
09/07/2019

Hace unos años, todas las estrellas de Hollywood querían trabajar con Woody Allen. Era el director de los repartos de ensueño y todos los actores parecían encantados con aparecer en una de sus películas. Ahora, el director se ha convertido en un auténtico apestado en la industria de su país. No importa que haya contribuido a instaurar un modelo de comedia que ha servido como punto de referente a todas las generaciones posteriores a la hora de abordar el género. El MeToo arrasó no solo con su prestigio, sino también con la posibilidad de seguir haciendo películas.

Su última película, Día de lluvia en Nueva York lleva dos años sin estrenarse después de que Amazon, la productora, decidiera no sacarla a la luz. Coincidió con el momento en que Dylan Farrow quiso reabrir el caso de los supuestos abusos que recibió por parte de su padre cuando tenía siete años y que fue desestimado por la justicia por falta de pruebas. Las actrices que habían trabajado con Allen comenzaron a renegar de su trabajo, y todos los implicados en su última película decidieron desvincularse del proyecto.

Resultaba inevitable que esos fueran algunos de los temas delicados que se trataran en la rueda de prensa de presentación de su nueva película que todavía no tiene nombre definitivo y que se rodarán en San Sebastián a partir de mañana hasta el próximo 20 de agosto. A la comparecencia han acudido Jaume Rouras, de Mediapro Studios, productor de la película, Woody Allen y los actores Elena Anaya, Gina Gershon, Wallace Shawn y Sergi Lopez. Por supuesto, ninguna de las preguntas relacionadas con el boicot que ha sufrido el cineasta a lo largo de estos últimos dos años, han sido contestadas.

"No pienso jubilarme nunca"

No he pensado el jubilarme nunca, ha manifestado Allen. Desde que empecé siempre he intentado centrarme en mi trabajo, sin importar lo que pasara en mi familia o con la política. No pienso en movimientos sociales para tener una visión profunda de las cosas. Mi cine habla de relaciones humanas, de la gente. E intento que en ellas haya humor. Si por mi fuera, moriría en un plató, cosa que puede que suceda.

Las actrices Elena Anaya y Gina Gershon han reconocido que se trata de una decisión muy personal trabajar junto al director neoyorkino y que son perfectamente conscientes de sus decisiones. Creo en la justicia. Y como actriz soy responsable de mi carrera y yo he apostado por Woody Allen, por un guion maravilloso y un personaje que es un sueño, así que estoy encantada de estar aquí, declaraba Anaya. Vivir en Estados Unidos ahora es una locura. Hay mucha rivalidad, mucho odio, son tiempos salvajes. Uno tiene que canalizar todas esas situaciones. Soy muy consciente del tema de la mujer, pero estoy encantada de estar en un proyecto de Woody Allen. Creo que el MeToo ha propiciado cosas muy buenas, pero también tiene que crear un mayor discernimiento y conciencia en la gente, completaba la mítica actriz de películas como ShowGirls.

Tampoco hemos podido saber demasiado acerca de la trama de la película, más allá de que transcurrirá en el Festival de San Sebastián y que tendrá un elemento romántico. Amor y cine, dos de las constantes en la trayectoria del veterano director en la que sería su título número 50. Habrá homenajes al cine y a los festivales. Lamentablemente ambas cosas se caracterizan más por los aspectos comerciales y las estrellas rutilantes. No es algo que me guste especialmente. Por eso quiero retrotraerme a ese tiempo en el que el cine era una cuestión artística, ha manifestado Woody Allen.

Siempre se ha dicho que el director elegía a los actores de sus películas después de ver vídeos de algunos de sus trabajos. En el caso de Elena Anaya, la conocía gracias a La piel que habito, de Pedro Almodóvar. Cuando me llamaron para decirme que Woody Allen estaba valorando la posibilidad de trabajar conmigo, no me lo podía creer. Y cuando leí el guion me quedé impresionada, porque no había leído nunca una historia tan maravillosa, ha manifestado la actriz. Él es un genio, una leyenda, una persona entrañable y es un sueño ponerme en sus manos. Sergi Lopez con su humor característico ha hecho referencia a su cuestionable dominio del inglés. Tiene mucho valor el que me haya fichado dado mis limitaciones, bromeaba. Pero tengo un personaje que es la bomba.

Cuarta película con Mediapro

Se trata de la cuarta película que el director firma con Mediapro Studios después de Vicky Cristina Barcelona (2008), Conocerás al hombre de tus sueños (2010) y Medianoche en París (2011). Jaume Rouras ha declarado que es un placer seguir con su colaboración con el cineasta y que el presupuesto es el que tiene que ser (modesto para Allen, pero considerable para el productor).

En un momento en el que Estados Unidos le cierra las puertas a Woody Allen, Europa las mantiene abiertas. Un día lluvioso en Nueva York no se podrá ver en la ciudad que lleva su nombre, pero sí en Francia, Alemania, Italia y España, donde se estrenará el próximo otoño gracias a la distribuidora A Contracorriente.

El director ha manifestado que no piensa que nos encontremos en un momento de censura y que el humor continúa siendo libre y la única arma para poder sobrevivir ante muchas de las cosas que ocurren tanto a nivel político como personal. No creo que sea más difícil hacer ahora comedia, al contrario. Cuando la gente está tensa necesita reír más. En los últimos años hemos disfrutado de una hornada de cómicos que han sacado punta a muchos aspectos proporcionando humor satírico de gran calidad. Los malos tiempos van bien para la comedia. La risa puede ser abierta o nerviosa, pero siempre es risa.

Preguntado sobre si se sentía decepcionado después de que hubieran renegado de él algunos de los actores, Allen afirmó: "Yo soy un producto de los grandes actores con los que he trabajado, me llevo el crédito de sus grandes interpretaciones, he sido un afortunado, siempre les he dado mucha libertad, yo siempre he sido muy espartano a la hora de dirigirlo. Ellos hacen grandes interpretaciones y yo me llevo los piropos. Ellos son el éxito de mis películas".