+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ALIMENTOS POPULARES

La acelga, básica en las dietas hipocalóricas

Esta verdura, que se puede adquirir durante todo el año, es recomendable en regímenes pobres en calorías, ya que contiene 28 por cada 100 gramos

 

Una clienta compra acelgas en uno de los puestos del Mercado Central de Castelló. - GABI UTIEL

FRANCISCO González Yuste
12/07/2019

La acelga es una verdura que pertenece a una familia de plantas con más de 1.400 especies que encuentra su hábitat ideal en zonas cercanas a la costa o en terrenos salinos de clima templado.

Fueron los árabes quienes la cultivaron y descubrieron las propiedades medicinales que posee. La acelga fue también muy apreciada en la Edad Media, aunque actualmente se considera una verdura de pobre categoría. Este desprestigio se debe a la facilidad de su cultivo, a la saturación del mercado y su bajo precio.

Se puede adquirir durante todo el año en los mercados municipales, aunque la mejor época para consumirla es de finales de otoño hasta bien entrada la primavera. Además de fresca se puede comprar en distintas preparaciones: enteras, en conserva o congelada, por pencas y hojas. Es un alimento muy popular en la cocina, económico y versátil. Muy recomendable en dietas pobres en calorías, ya que contiene solo 28 por cada 100 gramos.

Para saborear unas buenas acelgas se tendrán que elegir las que tengan hojas frescas, tiernas, con un verde uniforme, puesto que si las pencas están muy fibrosas se acentúa el sabor amargo.

De vida corta, hay que consumirla antes de cuatro días desde su cosecha para evitar que pierdan nutrientes, aunque en el verdulero de la nevera se puede conservar un par de jornadas más e, incluso, se pueden congelar si previamente se escaldan en agua hirviendo un par de minutos.

Las variedades más cultivadas y comercializadas son la amarilla de Lyón, de hojas grandes onduladas, coloración verde con tono amarillento claro y pencas blancas; y la Bressane, de hojas muy onduladas, verde oscuro y pencas muy blancas y anchas. Y la forma más habitual de comerla es hervida, sola o acompañada de patatas y otras verduras, o tiernas, que son buenas en ensaladas.