+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SU ORIGEN PROCEDE DEL MEDITERRÁNEO ORIENTAL

La coliflor, rica en fibra, minerales y vitaminas

Esta verdura, que en la antigüedad utilizaban como remedio natural para tratar algunas enfermedades o dolencias, cuenta con muchas variedades

 

Los mercados municipales de Castellón venden coliflor todo el año. - FERNANDO GIMENO

FRANCISCO González Yuste
18/01/2019

La coliflor se encuentra en su mejor momento coincidiendo con el inicio del invierno, pero se puede comprar durante todo el año. Es una verdura procedente del Mediterráneo oriental. Como curiosidad, en la antigüedad no era consumida como alimento, ya que la utilizaban como un remedio natural para tratar enfermedades o dolencias como la jaqueca o la disentería. Los romanos fueron los primeros en cultivar la coliflor y fue en el siglo XVIII cuando llegó a nuestro país.

Existen muchas variedades, pero las más comerciales son las coliflores blancas, y en menor medida, las verdes y moradas. La más común, la blanca, debe su color a que los agricultores unen por encima de la mata las hojas que la rodean. Así, impiden la entrada del sol y el desarrollo de la clorofila, pigmento que les confiere su color verde. Mientras que la coliflor verde tiene exposición al sol y, por tanto, desarrolla la clorofila. Esta variedad es más aromática y contiene más vitamina C. La morada está caracterizada por la presencia de antocianinas.

Propiedades

El principal componente de esta verdura es el agua, tiene bajo contenido en hidratos de carbono, proteínas y grasas, por lo que es un alimento bajo en calorías. Además, es rica en fibra, vitaminas y bastantes minerales.

A la hora de adquirir la coliflor en los mercados municipales, hay que elegir ejemplares que presenten una masa limpia, firme y compacta, con hojas verdes y tiernas. Si tiene manchas oscuras, brotes separados o partes blandas, significa que está vieja. Asimismo, ha de conservarse en el frigorífico, bien envuelta en una bolsa de plástico perforada. De este modo, conservará todas sus cualidades durante una semana. No hay que lavarla hasta su consumo. Y también puede conservarse congelada.