+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Gastronomía

 

RECETAS

Olla de Castellón: el mejor remedio para combatir el frío del invierno

La vuelta a la rutina desastabiliza los hábitos de alimentación; descubre cómo comer saludable fuera de casa

 

REDACCIÓN
13/01/2020

Si eres amante del buen comer y eres de los que le gusta 'comer de cuchara' no puede faltar entre tus platos la olla de Castellón.

Preparación

Lo primero es llenar un puchero de agua y ponerlo al fuego. Acto seguido, se introducen los garbanzos (a remojo el día anterior), se añade al puchero la manita de cerdo, la oreja, el morro, el espinazo, el hueso de jamón y la garreta de cordero. A los 45 minutos se incorpora el resto de ingredientes (patatas, cardos, acelgas, judías verdes, nabo, carlotas y calabaza) y cuando falten 10 minutos para las 2 horas, la morcilla.

Cocción

La olla debe estar al menos durante dos horas a un fuego no muy fuerte. Es importante seguir los pasos de esta receta en cuanto a la cocción, para obtener unos garbanzos perfectos hay que dejarlos a remojo, por lo menos, doce horas. La olla estará no menos de dos horas al fuego.

Presentación

La Olla de Castellón, también conocida como la Olla de la Plana, tiene en la cazuela de barro a su mejor aliado. El barro permite una cocción uniforme y el la mejor presentación. De todos modos, también s puede cocinar en olla de metal o en olla exprés para ganar tiempo.

Ingredientes para cuatro personas

  • Garbanzos: 500 gr
  • Manitas: 1
  • Oreja o morro: 4
  • Hueso de jamón: 1
  • Morcilla (cebolla): 1
  • Patata: 1 cardos: 2
  • Acelgas: 2
  • Nabo: 1
  • Judías verdes: 250 gr
  • Zanahorias: 1
  • Calabaza: 1 trozo
  • Azafrán: unas hebras
  • Elaboración: 140 minutos

Comer bien… como en casa

Cuando nos acercamos a un restaurante, nuestro deseo es comer bien y ser siempre atendidos. ¿Pero, qué se entiende por comer bien? Quizás lleguen a las mentes de muchas personas, imágenes idílicas en suntuosos locales rodeados de espléndido manjares. Esta es una excelente manera de comer, sobre todo con una buena compañía. Pero no siempre es necesario gastar mucho  para comer bien. Hay que valorar la cocina sencilla, casera y con un producto de calidad.

Malos hábitos

No obstante, no se debe ensalzar un guiso o un potaje por el mero hecho de serlo si no se lo merece. Un plato mal cocinado, por muy casero y muy autóctono que sea, es un mal  plato: potajes, sopas, arroces y guisos llamados caseros, elaborados con legumbres de bote; utilizar verduras congeladas,, arroces vaporizados, abusar de los concentrados, cocinar los productos en exceso o engordar los guisos con harina… son malos hábitos.

El cariño en la cocina

Lo importante es cocinar con cariño, buena técnica y la mejor materia prima. Es tan bueno un potaje de garbanzos, un caldo de cocido, un bocadillo, una sardina o un arroz, e incluso a veces mejor que una langosta o un poco de caviar iraní, si éstos  no son de calidad. Si además el local es acogedor y el servicio atento y eficiente, la comida mejora mucho. No cuesta tanto hacer las cosas bien, aunque a veces cueste tanto verlo.

 

Buscar tiempo en otra localidad