+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Carmen Franco recibe la extremaunción

3 A la hija del dictador le fue diagnosticado un cáncer en verano

 

Carmen Franco, en una imagen del 2003. - AGUSTIN CATALAN

AGENCIAS
29/12/2017

Carmen Franco se enfrenta a sus últimas horas de vida. Según ha confirmado su hija, Carmen Martínez-Bordiú ayer en directo en el programa La mañana de TVE, su madre ya ha recibido la extremaunción y la familia espera recibir la noticia del desenlace. A sus 91 años, la hija de Francisco Franco y Carmen Polo ha convivido durante los últimos meses con un cáncer terminal.

A lo largo del día de ayer se desplazaron a su domicilio su hija, Carmen Martínez-Bordíu; su nieta, Cynthia Rossi, que vive en Francia y Margarita Vargas, mujer de su nieto Luis Alfonso de Borbón, que siempre ha estado muy unido a su abuela, con la que vivió desde los 14 a los 29 años. «La quiero muchísimo, la he admirado siempre. Le doy gracias a Dios por haber podido disfrutar de ella durante estos 13 años de matrimonio. Es una persona maravillosa», decía Margarita Vargas hace un mes durante su participación en El Rastrillo sin poder reprimir las lágrimas.

La historia de la vida de la hija de Franco fue recopilada y publicada por la periodista Nieves Herrero, una de las personas con las que más horas pasó durante el final de su vida, relatándole detalles y anécdotas que ilustrasen la biografía autorizada que acaba de ver la luz y en cuya promoción la propia Carmen participó posando en su casa junto a ella y el libro terminado.

«Todo ha ocurrido este verano, he estado 15 días de médicos y dicen que debe ser de hace tiempo, pero bueno, lo he asumido, no pasa nada», declaraba Carmen Franco hace apenas unos meses.

RODEADA DE FAMLIA / No solo participó activamente en la elaboración del texto, sino además insistió en estar rodeada de sus hijos y de sus 13 nietos y biznietos, de los que no ha querido separarse a pesar de la debilidad física que ha atravesado.

Un estado tan delicado que no le ha permitido prácticamente abandonar su residencia de Madrid más que para asistir a las revisiones con sus médicos de confianza y someterse a pruebas que evaluaran el avance de la enfermedad.