+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

FESTIVAL DE CANNES

Fatih Akin y François Ozon: (otro) mal día en Cannes 2017

El director alemán naufraga con 'In the fade' mientras que el francés decepciona en su intento de ser Brian de Palma en 'El amante doble'

 

Diane Kruger y Fatih Akin, en la presentación de 'In the fade' en Cannes. - AFP / ALBERTO PIZZOLI

NANDO SALVÀ
26/05/2017

La presencia en la competición de Cannes de 'In the fade', el nuevo trabajo de Fatih Akin, es algo que no se puede explicar. Al menos intentar hacerlo hablando de méritos artísticos no sirve: es una película menos adecuada para estrenarse en un festival que para emitirse por televisión en fin de semana, a la hora de la siesta.

La película cuenta la historia de Katja (Diane Kruger), que pierde a su marido y a su hijo en un atentado terrorista. La investigación policial determina que los autores de la masacre son una pareja deneonazis, y la evidencia contra ellos es tan contundente que parecen abocados a pudrirse en la cárcel. Sin embargo, el tribunal decreta su puesta en libertad, y entonces Katja decide completar el tatuaje de samurái que tiene en el costado. Es hora de tomarse la justicia por su mano.

Lo que convierte 'In the fade' en material de desecho es sobre todo la tosquedad de sus mecanismos argumentales. Akin impone a su protagonista rasgos completamente ilógicos para hacer avanzar la trama -su consumo de drogas, por ejemplo-, recurre a un esquematismo típicamente caricaturesco para trazar al resto de personajes y desafía toda credibilidad a la hora de imaginar el proceso judicial que ocupa una parte innecesariamente cuantiosa del metraje. Peor aún es el modo en que el director desaprovecha la relevancia de su premisa. Considerando el ascenso de la extrema derecha en toda Europa y la presencia creciente en los noticiarios de la violencia racista, resulta especialmente molesta la frivolidad y la falta de rigor con la que 'In the fade' trata el asunto y su desinterés con vincularlo al mundo real.

¿Qué pinta, pues, entre las candidatas a la Palma de Oro? No se sabe. Aludir al prestigio de su director tampoco procede: desde que ganó el Oso de Oro de la Berlinale gracias a 'Contra la pared' (2004), la carrera de Akin ha ido de mal a peor. Y que los responsables del certamen no encontraran nada mejor es una posibilidad que es mejor ni tomarse la molestia de considerar, a pesar de que la mediocridad general acusada por el concurso a dos días del cierre del festival invite a hacerlo.

DE PALMA CON GUANTES

AFP / ANNE-CHRISTINE POUJOULAT
François Ozon y Jacqueline Bisset, en la presentación de 'El amante doble' en Cannes.

Tampoco 'El amante doble', también presentada hoy, ha contribuido a elevar el nivel. Se trata sin duda de una de las obras más bobas del francés François Ozon, y para hacerse una idea de lo que eso significa conviene recordar que el francés dirigió 'Ricky' (2009), una película sobre un niño con alas. De hecho, la película podría funcionar como parodia del tipo de melodramas psicosexuales que Hollywood empezó a hacer como churros tras el éxito de'Instinto básico' (1992) de no ser porque, en realidad, solo puntualmente demuestra querer jugar a eso.

Partiendo de la historia de una joven que se ve abocada a explorar los orígenes posiblemente psicosomáticos de sus dolores de estómagos, y que como consecuencia de ello se ve envuelta sentimentalmente con su terapeuta, Ozon orquesta una delirante peripecia narrativaque combina intrépidas fantasías sexuales, secretos infames, 'doppelgangers', gatos de mirada inquietante, planos de endoscopias vaginales, varios giros imposibles y, en general, el tipo de material argumental con el que Brian de Palma habría hecho una deliciosa chaladura.

Lo que pasa es que De Palma posiblemente esté realmente loco y, en cambio, a Ozon la locura se le nota impostada. El francés es el tipo de cineasta que rara vez se mancha las manos; incluso cuando decide meterlas en el fango lo hace con guantes. Cierto que aquí en última instancia 'El amante doble' sí llega a mostrarse genuinamente dispuesta a perder la cabeza, pero para entonces ya ha quedadoatrapada en tierra de nadie: es una película demasiado excesiva para ser tomada en serio, y demasiado seria para funcionar como puro delirio.