+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Marta Luisa estrena nuevo novio

Shaman Durek, también noruego, es la ilusión de la hija de los reyes Harald y Sonia

 

Shaman Durek y la princesa Marta Luisa, juntos en público. - afp / stian lysberg solum

MIREYA ROCA
20/05/2019

Marta Luisa, hija mayor de los reyes Harald y Sonia de Noruega, conocida en su país como la princesa rebelde, siempre ha acaparado la atención de los medios por su controvertido estilo de vida. Lejos de los protocolos y viviendo a contracorriente de las tradicionales monarquías europeas, sus extraños amoríos han sido el objeto de todo tipo de comentarios.

Ahora, cuando su familia estaba segura de que su hija mayor había madurado después de ser madre de tres niños y tras su sonado divorcio del controvertido escritor Ari Benh en 2016, Marta Luisa ha vuelto a dar la nota y ha sorprendiendo tanto a conocidos como extraños con su declaración de amor a Shaman Durek, en las redes sociales.

Como era previsible, el anuncio publicado en su cuenta de Instagram ha causado un auténtico revuelo en la prensa rosa mundial. De hecho, las reacciones no se han hecho esperar y la princesa ha recibido más de 6.000 mensajes, algunos poco agradables. Algo previsible, pero Marta Luisa también ha tenido palabras para los detractores de su nueva relación: «A todos los que quieran criticar: paren el carro. No he escogido a mi pareja para satisfacerles o para cumplir con determinadas expectativas que tuvieran sobre mí. Mi elección se basa en el amor que siento por Shaman», dice.

Shaman Durek, de 44 años, es de origen noruego, pero ha desarrollado su carrera como chamán y guía espiritual en Los Ángeles. Este curandero, que pertenece a la sexta generación de chamanes de su familia, se define a sí mismo como «innovador evolucionario, hacker espiritual, activista por los derechos humanos y líder del empoderamiento de la mujer», según destaca en su perfil de Instagram, donde tiene nada menos que 120.000 seguidores.

El chamán saltó a la fama por sus charlas inspiradoras y sus conocidos talleres de mujeres en Beverly Hills, y entre su florida clientela destacan famosos como Gwyneth Paltrow, que es fan de este tipo de prácticas ancestrales. Muy solicitado por sus sesiones de curación, viaja por todo el mundo para brindar apoyo a su variada clientela, desde ejecutivos de alto nivel hasta miembros de la aristocracia.

SINTIÓ LA LLAMADA / «Tengo la necesidad de ver que el poder es devuelto a la gente y me gusta estudiar de qué manera puedo pensar en contra del sistema de control, mirando más allá del velo de la ilusión. Cuando ves una chispa que está llena de conocimiento, sabes que es lo suficientemente brillante como para proyectar la sombra del miedo desde la mente y el cuerpo, y devolver la magia a este mundo», explicó hace años durante una conferencia, donde también confesó que sintió la llamada «cuando tenía 5 años». «Mi bisabuela y mi familia me escogieron para ocupar el cargo de nuestro patrimonio en la cultura tribal africana. Fui elegido para tener éxito como el próximo chamán y para traer una fuente de curación y conocimiento al mundo occidental y oriental, para la reforma y adaptación globales», detalló el novio de Marta Luisa hace un par de años.

En más de una ocasión, ha aclarado que el aspecto peor entendido de su profesión es «ese chamanismo de brujería y maldad, que está muy lejos de la verdad del chamanismo en su conjunto».

El rey Harald de Noruega asistió este martes a la inauguración de la temporada del yate real. Un acto que normalmente no tendría demasiada cobertura mediática, pero que esta vez ocasionó gran interés tras el mediático anuncio de Marta Luisa y Shaman Durek.

A pesar de que intentó esquivar todas las preguntas personales, el rey sabía que la noticia del día era el noviazgo de su hija y al final respondió que era muy «agradable» que Marta Luisa tuviera nueva pareja y que ni él ni la reina Sonia lo conocen aún pero que están deseándolo.