+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ARTISTA

El actor de Castellón Guillermo Montesinos regresa a la gran pantalla

Willy participa en la comedia ‘Viva la vida’, con Pablo Chiapella, y la película/documental ‘Regresa El Cepa’

 

Montesinos protagonizó 'El Crimen de Cuenca' en 1979 y ahora vehicula 'Regresa El Cepa'. -

11/06/2019

Hacía tiempo que el actor de Castellón Guillermo Montesinos, historia viva del cine español con una trayectoria de más de 40 años, no se prodigaba por la gran pantalla, pero el artista regresa al cine con dos importantes producciones en las que aborda dos registros muy distintos Viva la vida y Regresa El Cepa.

Conocido por sus interpretaciones en películas como La vaquilla, Luces de bohemia, Amanece que no es poco y Mujeres al borde de un ataque de nervios, entre otros títulos emblemáticos de la filmografía española, vuelve a lo grande con su participación en dos películas de peso.

La primera de ellas es Viva la vida, una comedia dirigida por José Luis García Berlanga, en la que comparte pantalla con Pablo Chiapella, uno de los protagonistas de la exitosa serie televisiva La que se avecina.

El argumento gira en torno a Juan (interpretado por Chiapella), que se mete en un negocio que parece muy prometedor. Para ello pone como aval su propia casa. El negocio no funciona y termina perdiendo el inmueble. Mientras tanto, su esposa Ana (Laura Romero) mantiene un alto ritmo de vida, sin saber que están en la ruina.

Esta situación lleva a la pareja protagonista a irse a vivir a casa de los padres de Juan, que son de todo menos agradables. A la madre le gusta más de la cuenta el gin tonic, mientras que el padre (Guillermo Montesinos) resulta cuanto menos antipático. Con ese panorama, más un cuñado militar que no quiere trabajar y se dedica a fingir enfermedades, Juan y Ana tendrán que salir del pozo.

 

LA PRIMERA PELÍCULA SECUESTRADA

Willy Montesinos, como también se conoce a este actor que nació en Castellón en 1948, protagoniza además Regresa El Cepa, una película/documental que gira en torno al caso de El crimen de Cuenca, la película que Pilar Miró dirigió en 1979 y que se convirtió en una de las cintas más polémicas de la historia del cine español y la primera en ser secuestrada en plena democracia.

El largometraje narra  los problemas que para ser estrenada, ya que se encontró con la obstrucción del entonces ministro de Cultura, Ricardo de la Cierva, y de los tribunales de justicia consideraron que "podía ser delictiva contra el Cuerpo judicial y la Guardia Civil".​ En 1981 Tribunal Supremo finalmente autorizó su exhibición, que causó un gran impacto en la sociedad española de entonces.

El actor castellonense,  interpretó a El Cepa en la ficción de 1979 y que ha trabajado a las órdenes de Pilar Miró, Berlanga, Pedro Almodóvar, Fernando Colomo, Fernando Trueba, Vicente Aranda y Mariano Ozores, entre otros, vehicula una narración en la que el director Víctor Matellano recupera la polémica que suscitó en su momento la película de Miró para escarbar en las entrañas de un doloroso proceso contra la libertad de expresión que puso de manifiesto el miedo y la represión que continuaban existiendo en la España posfranquista.

Montesinos, vuelve a los lugares de rodaje cuarenta años después, los reales del Caso Grimaldos, para encontrarse con los vecinos. Su visita sirve de hilo conductor del documental en el que se entrevista a especialistas, juristas, exresponsables institucionales, guionistas, miembros del equipo y actores de la película como Mercedes Sampietro o Héctor Alterio, y se analiza la influencia que tuvo en su momento la película El Crimen de Cuenca.

 

EL CRIMEN DE CUENCA

La película de Pilar Miró está basada en hechos reales. El crimen de Cuenca o Caso Grimaldos fue un error judicial sobre un supuesto caso de asesinato que nunca tuvo. En teoría el crimen había tenido lugar entre las localidades de Tresjuncos y Osa de la Vega (Cuenca).

El caso inicialmente se cerró por falta de pruebas, aunque después se volvió a reabrir. En esta nueva apertura del caso las investigaciones policiales y judiciales fueron irregulares desde el primer momento, y la misma incluyó torturas, numerosos abusos policiales y finalmente penas de prisión para los acusados. Sin embargo, años después se descubrió que la persona supuestamente asesinada continuaba con vida, por lo que la Justicia hubo de intervenir nuevamente para anular las condenas y dictaminar la indemnización de los acusados. Así, el crimen de Cuenca ha pasado a la historia del derecho español como un caso paradigmático de error judicial.