+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PERSONAJE

Miguel Ángel Silvestre, de Castellón a Hollywood sin perder la cabeza

El actor mantiene una exitosa carrera profesional, sin olvidar a sus orígenes

 

Miguel Ángel Silvestre, de Castellón a Hollywood sin perder la cabeza -

23/01/2018

Miguel Ángel Silvestre, nuestro castellonense más internacional, ha alcanzado con tesón y entusiasmo, el estatus de celebrity. El actor, que nació en 1982, en Castellón, está considerado además uno de los hombres más atractivos del país.

De personalidad afable y llana, siempre ha tenido los pies en el suelo y, pese a ser bastante celoso de su vida privada, es muy activo en las redes sociales, un hecho que agrada a sus fans, puesto que los sienten más próximo.

No obstante, hay algunas facetas de su personalidad que muchos desconocen y estamos dispuestos a recordarlas.

Miguel Ángel es un surfista de lo más pro y le encanta compartir sus momentos de diversión en las redes. También le gusta el boxeo y es un gran amante de los animales, en especial de los perros, por lo que acoge a todos los que puede.

Su última afición artística es la fotografía, una disciplina en la que también demuestra albergar bastante talento.

Silvestre estudió en el colegio La Magdalena. Hijo de un fisioterapeuta y una gestora de banca, cuando era niño su sueño era ser tenista profesional. De hecho se preparó en la escuela de tenis Luis Bruguera y llegó a entrenar con uno de sus ídolos, Sergi Bruguera. Sin embargo, una lesión en el hombro acabó con su carrera deportiva.

Miguel Ángel también se presentó al certamen de Míster España en el año 2002, como representante de Castellón, y aunque no ganó, este paso fue un pequeño empujón hacia su posterior carrera.

Empezó la carrera de Fisioterapia, pero por esas fechas encontró su vocación de actor, de la mano de su tía. Curso estudios de baile e interpretación y se estrenó en el Teatro del Raval de la capital de la Plana.

CARRERA PROFESIONAL

Tras el teatro dio el paso a la televisión, donde llegó su primera gran oportunidad con su interpretación de Nacho en Motivos personales y La distancia, donde compartió cartel con José Coronado y Federico Luppi.

En 2008 llegó su gran momento, personificando a El Duque en la serie Sin tetas no hay paraíso, que le valió dos Fotogramas de plata: uno a Mejor Actor de Televisión y otro al Actor más buscado en la web de la publicación.

Tras el éxito de la serie y su gran popularidad, comenzó uno de los momentos más dulces para el actor de Castellón en la industria española. Encadenó proyectos de todo tipo, entre los que destacó The Pelayos, en 2012, donde conoció a una de sus parejas más televisivas, Blanca Suarez.

Miguel Ángel también ha sido Chico Almodóvar, en Los amantes pasajeros. Este fue el paso previo para otro de sus grandes éxitos interpretativos en televisión, la serie Velvet.

Inevitablemente, en poco tiempo, el castellonense dio el gran salto y cruzo el charco para instalarse en EE UU, para convertirse en una estrella de Netflix. Se mudó a Hollywood para participar en la serie Sense8 a la que siguió Narcos, un nuevo éxito de audiencia y uno de sus últimos proyectos, a los que a buen seguro seguirán muchos otros.