+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

DOCENCIA

Pilar y Maite, dos profesoras en EEUU con acento de Castellón

Imparten clase en Texas y Florida en una «experiencia inolvidable» tras un «duro comienzo»

 

Maite Vidal y Pilar Pardo (d) han dejado este curso sus centros en la Pobla y Castelló. -

21/01/2020

Los azulejos y los cítricos son los productos que más se exportan al mundo desde la provincia de Castellón, pero más allá de ellos, uno de los valores que destaca sobre manera en esta tierra es el de su patrimonio humano. Como muestra, los casos de Pilar Pardo y Maite Vidal, dos profesoras de la terreta que hacen las Américas e imparten magisterio en Houston (Texas) y Palm Beach (Florida), respectivamente.

Ambas docentes entraron dentro del programa de profesores visitantes que arrancó en 1986. Cada año EEUU solicita a España unos 500 maestros para un proyecto de educación bilingüe en inglés y castellano, y para esa convocatoria se presentan unas 2.000 solicitudes. Después de superar varios procesos de selección, Pilar y Maite decidieron cruzar el charco cambiando un tiempo el Armelles de Castelló y el Trescaire de la Pobla Tornesa, respectivamente, por dos centros estadounidenses: «Estábamos encantadas en nuestros colegios, pero teníamos ganas de vivir esta aventura y no nos hemos arrepentido».

Las dos profesoras recomiendan a todos los profesores interesados pasar por esta «experiencia  increíble», aunque no ocultan las dificultades que tuvieron en sus primeras semanas: «Los comienzos fueron muy duros a nivel físico, psicológico y económico. Entre la diferencia horaria y lo cansadas que estábamos, a veces no teníamos ganas ni de hablar con nuestras familias».

Maite relata que pasaba «de diez a doce horas cada día en el colegio sin entender qué es lo que pretendían». La borriolense afirma que pasados un par de meses hizo «un clic y todo cambió». De hecho, a diferencia de Pilar, que ha decidido que este periplo solo durará un curso escolar, Maite podría prolongar su estadía: «Lo decidiré en marzo o abril. Aquí mi familia me pide que vuelva, pero no quiero que mi decisión final esté condicionada por nadie».

UNA DECISIÓN MEDITADA

La situación personal de Pilar es diferente a la de Maite, pues dejó marido e hijos en Castelló para viajar a EEUU: «Hacía años que tenía ganas de hacer esto, pero hasta que mis hijos fueron mayores no lo llevé a cabo después de madurarlo con mi esposo, que fue y es mi principal apoyo. Estaba indecisa por dejar la familia, pero las cosas pasan por algo», asegura.

Preguntadas por el sistema educativo estadounidense, coinciden en señalarlo como «muy diferente al español, con cosas buenas y otras no tan buenas». Ellas son maestras de Infantil y Primaria, y destacan «el nivel competitivo que existe entre alumnos. Con cinco años hacen exámenes de diez hojas y después cuelgan las notas en los pasillos». Por el contrario, a Pilar le gusta «la cantidad de mensajes motivacionales que te encuentras en la escuela», mientras Maite subraya «el sistema de trabajo por grupos, que van rotando cada 15 minutos. Es decir, unos pocos niños leen, otros escriben, otros hablan y otros leen. Como hacen las tareas conjuntamente es más fácil dirigirte a ellos». Sí añaden que en el sistema americano «los niños apenas hacen tareas manipulativas, ni pintan, ni salen al patio», pero recomiendan pasar por esta experiencia a otros compañeros «siempre que estén fuertes, viajen con la mente abierta y sin la idea de cambiar las cosas porque no lo podrán hacer», puntualizan.