+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

6 Medicación con hidroxicloroquina 7 Provocación con la Biblia en la mano 8 Desacreditar a un anciano agredido 9 Hacer menos pruebas de covid 10Sin objetivos de Gobierno

 

03/07/2020

El pasado 25 de junio, Trump dio la callada por respuesta cuando le preguntaron en una rueda de prensa por los principales objetivos de su segundo mandato, en caso de ganar las elecciones. El presidente americano calló mientras los sondeos siguen poniendo por delante a su rival demócrata, Joe Biden, a cinco meses de la gran cita electoral.

Con la pandemia ya desbocada en el país, Trump no tuvo reparo alguno en pedir el 20 de junio en la ciudad e Tulsa, en Oklahoma, durante el primer mitin tras el covid-19, que se hicieran menos pruebas de coronavirus a la población, ya que haciendo tantos tests al día la cifra de infectados subía a diario. «He dicho a mi gente que se ralenticen las pruebas», contó el presidente.

Trump se cebó también con Martin Gugino, un activista antifascista de 75 años al que la policía le provocó una brecha cabeza al tirarlo al suelo en una manifestación en Buffalo por la muerte de Floyd. «Lo vi, cayó más fuerte de lo que lo empujaron. ¿Podría ser un montaje?», soltó sin rubor Trump. Gugino fue hospitalizado. El policía que lo empujó, no le socorrió ni dejó que lo hicieran otros.

Durante las manifestaciones por el asesinato de George Floyd a manos de la polícía, Trump protagonizó otro momento polémico. Ordenó dispersar a los manifestantes con gases para que él pudiera exhibirse ante la iglesa de Saint John, mostrando una Biblia en la mano. El jefe del Estado Mayor, el general Mark Milley, lamentó haberle acompañado en ese paseíllo.

El presidente de Estados Unidos volvía a sorprender el 18 de mayo al afirmar que llevaba ya 15 días tomando por su cuenta hidroxicloroquina, a pesar de las recomendaciones médicas que lo desaconsejaban. «No te vas a morir ni a enfermar. Yo llevo cerca de una semana y media y aquí sigo. Es sorprendente saber cuánta gente lo toma», señaló.