+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

¿A qué hora se sabrá quién es el próximo presidente de Estados Unidos?

Clinton podría ganar a las tres de la madrugada, mientras que Trump deberá esperar hasta las siete

 

Electores depositan su voto en un museo de Chicago, este martes. - AFP / TASOS KATOPODIS

EL PERIÓDICO
08/11/2016

Estados Unidos, con casi 10 millones de kilómetros cuadrados (España tiene 551.000) es un país inmenso. Tanto, que bajo una misma bandera hay hasta seis husos horarios distintos, con Nueva York y las islas del oeste de Alaska en los extremos, y concinco horas de diferencia entre ambos enclaves. Semejante extensión afecta a las elecciones, pues cuando el escrutinio ya ha terminado en el Atlántico, en el Pacífico todavía hay gente en las urnas. Y no es como aquí, que no se hace público un solo dato hasta que Canarias sella las urnas. Ahí van tirando. Así las cosas, la pregunta viene muy a cuento: ¿a qué hora se sabrá quién es el 45º presidente de EEUU? (Todos los detalles de la jornada, en el directo de EL PERIÓDICO).

El New York Times ha echado mano de la calculadora y las encuestas para ofrecer una aproximación. Poco científica, pero bien intencionada para que el lector sepa a qué hora se irá a dormir, aproximadamente. Los colegios empiezan a cerrar a las 18 horas (medianoche en España) en la costa Este. Los últimos, en la fría Alaska, no bajan la persiana hasta la una de la madrugada, siempre tomando como referencia la hora del litoral Atlántico.

Los cálculos del rotativo neoyorquino contemplan dos escenarios horarios en función de quién se lleva el cetro. A las 21 horas (las tres de la madrugada en España), Hillary Clinton podría ser matemáticamente presidenta si gana en todos los estados en los que se espera que se imponga, además de Arizona, Florida, Georgia, New Hampshire, Carolina del Norte y Ohio, seis de los 12 estados bisagra de estas elecciones, es decir, lugares en los que no hay un claro favorito. Este último es un fetiche electoral, pues el candidato que se sube a lo más alto del podio en esta tierra desde 1960, acaba levantando la mano derecha en enero durante la jura del cargo en lasescaleras del Capitolio.

Si Donald Trump vence en los estados republicanos por excelencia, además de Alaska y otros nueve en liza con la candidata demócrata, deberá esperar hasta la una de la madrugada (las siete de la mañana aquí) para, como promete, empezar a hacer grande América de nuevo.