+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL HOTEL AMURALLADO

Así es el hotel de Banksy en Cisjordania

El artista inaugura un establecimiento en Belén con diez cuartos que tienen a pocos metros el muro que levantó Israel. El establecimiento denuncia el papel del Reino Unido en Oriente Medio y pretende llamar la atención sobre la ocupación israelí

 

Creación de Banksy en el hotel de Cisjordania. - ABED AL HASHLAMOUN / EFE

ANA ALBA
04/03/2017

Cuatro palabras centellean en la fachada de un edificio de tres pisos: The Walled Off Hotel (El Hotel Amurallado). El inmueble está en la ciudad palestina de Belén, situado a pocos metros del muro que Israel levantó en Cisjordania, una enorme pared de hormigón que se contempla desde los balcones de las diez habitaciones del establecimiento.

“Es el hotel con las peores vistas del mundo y solo tiene 25 minutos de luz del sol directa al día”, asegura a este diario Wisam Salsaa, director de The Walled Off Hotel, que abrirá sus puertas el 11 de marzo, pero solo admitirá huéspedes en las habitaciones a partir del día 20.

El hotel es un proyecto del artista Banksy, cuya identidad se desconoce y que es famoso por sus pintadas y por denunciar las injusticias en sus obras. Algunos de sus dibujos más emblemáticos están en el muro de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel.

GALERÍA DE ARTE

Banksy ha diseñado y decorado el establecimiento, que define como “hotel, tienda de té, museo casero con una galería de arte (donde expondrán artistas palestinos y extranjeros) y un centro turístico”, según un comunicado distribuido por sus representantes llegados desde Londres para inaugurar el proyecto, envuelto en un halo de misterio.

“Todo en este hotel tiene un significado. Está muy relacionado con el papel histórico del Reino Unido en esta región, que empezó con Lord Balfour prometiendo esta tierra a los judíos, así comenzó el conflicto”, explica Salsaa en el vestíbulo del hotel, ambientado como“un club de caballeros ingleses de los tiempos coloniales” y salpicado de detalles alusivos al conflicto entre palestinos e israelíes.

En una esquina del salón, donde reina un piano que toca solo, destaca un busto envuelto en humo de gases lacrimógenos y de la pared cuelgan tirachinas como los utilizados por jóvenes palestinos para lanzar piedras al Ejército israelí.

EL ROL DEL REINO UNIDO

“Hace cien años desde que Gran Bretaña tomó el control de Palestina y empezó a reordenar los muebles con resultados caóticos (…) Es un buen tiempo para reflejar lo que ocurre cuando Gran Bretaña toma una enorme decisión política sin comprender totalmente sus consecuencias”, dice Banksy, el dueño del hotel.

A las habitaciones se accede por una puerta secreta situada detrás de una librería. La suit principal está equipada “con todo lo que un jefe de Estado corrupto necesitaría”, indica la página web del hotel (www.walledoffhotel.com).

La enorme habitación luce un graffiti que representa a cuatro leopardos dibujado por Banksy, una bañera redonda con un depósito agujereado por balas, idéntico a los que se ven en las casas palestinas, una enorme cama escondida entre cortinas rojas, una biblioteca, un bar, una sala de lectura y dos baños.

GUERRA DE ALMOHADAS

Otra de las habitaciones luce un graffiti de Banksy en que aparecen un soldado israelí y un joven palestino enfrascados en una guerra de almohadas.

Banksy define su hotel como la “única atracción del mundo dedicada a la biografía de una sola estructura de hormigón”, en referencia al muro de Cisjordania. “Los muros están de moda ahora, pero yo ya me ocupaba de ellos antes de que (Donald) Trump los convirtiera en algo cool”, añade Banksy, que visitó por primera vez Belén en el 2005.

El artista pretende que el hotel sea “una cura para el fanatismo”y atraiga también a israelíes. “Queremos que aprendan más sobre nosotros, así se derribarán los estereotipos y las cosas cambiarán”, subraya Salsaa.