+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

VISITA PAPAL

La crisis de los rohingyas pone sobre el Papa presión máxima en Birmania

El Pontífice aterriza en Rangún con peticiones de no salir en defensa de la minoría musulmana perseguida

 

Llegada del Papa Francisco a Rangun, la capital de Birmania, en plena crisis de los rohingyas. - EFE

ADRIÁN FONCILLAS
27/11/2017

Mencionar a los rohingya o no, esa es la cuestión. Birmania coloca al Papa Francisco frente a un dilema shakesperiano de repercusiones morales y políticas extremas: desairar al anfitrión o decepcionar al mundo, repetir las condenas a los genocidios de Ruanda y Armenia o alinearse con el miserable silencio de Pío XII durante el nazismo, denunciar las atrocidades o patear el avispero étnico birmano que desborda las capacidades de la incipiente democracia civil. Un país sin apenas tradición católica mide estos días al Papa.
 
No hay asunto que descomponga más a la mayoritaria población budista y al Gobierno birmano que esa etnia musulmana. En el recuerdo sigue aquella solidaridad hacia "los hermanos rohingyas" que expresó el Papa en agosto. Pero no es lo mismo denunciar su persecución desde el balcón de la Plaza de San Pedro que en Rangún. Las consecuencias del silencio sobre los rohingyas, por otra parte, son conocidas: Aung San Suu Kyi, ensalzada durante sus años de reclusión por U2 o Hillary Clinton, sufre campañas hoy para que devuelva el Premio Nobel de la Paz.

Las presiones no han faltado en las vísperas. Los monjes budistas más radicales han prometido una "respuesta" sin precisar si menciona la maldita palabra. Podrían digerir alguna alusión etérea a los musulmanes o el Islam pero nada más allá. También le han llegado desde su equipo. El cardenal Charles Maung Bo, máxima autoridad católica en Birmania, le recomendó mesura.

"Es una palabra muy problemática. Si la usa, será malo para el Gobierno, para los militares y para la comunidad budista", reveló en un entrevista. El cardenal arguye que Suu Kyi es aún la única esperanza para la paz y no conviene torpedear su Gobierno. Los católicos, apenas un 4 % de la población, temen represalias tras haber sufrido en el pasado conversiones y trabajos forzosos. El contexto aconseja que el Papa, aplaudido como el defensor de los oprimidos, se rinda al pragmatismo que la diplomacia vaticana ha sublimado durante siglos.

Encuentro un general
El Pontífice se ha visto el lunes con el general Min Aung Hlaing, jefe del Ejército y arquitecto de la represión de los rohingyas. Ha sido una reunión de "cortesía" y de apenas 15 minutos, se han apresurado a aclarar las fuentes oficiales, pero que subraya el peso que conservan los militares. La reunión, prevista para el jueves, se ha adelantado sin explicaciones para que el general fuera el primero en recibirle. Este martes se verá con Suu Kyi.
 
El Papa ha llegado a Birmania en uno de los cíclicos repuntes de la crisis. Un ataque rohingya a instalaciones militares en el estado de Rakhine  a finales de agosto desató la ola represiva y el éxodo de 600.000 musulmanes hacia la vecina Bangladés. Los desplazados denuncian desde los campos de refugiados donde se hacinan matanzas indiscriminadas, violaciones grupales, campos minados y quemas de poblados. El cuadro es descrito como "una limpieza étnica de manual" por la ONU e incluso Estados Unidos, el más firma aliado de Suu Kyi.
 
Las críticas globales y la visita papal explican que Birmania se haya apresurado a firmar un acuerdo con Bangladés para repatriar a los 600.000 exiliados recientes y a los 200.000 llegados antes. Consiste en que Bangladés envíe los documentos de identidad de los refugiados para que Birmania los permita entrar y aloje en refugios antes de trasladarlos a sus pueblos.

Es dudoso que resuelva el problema. Ni los rohingyas ni los expertos lo han recibido con entusiasmo porque es vago y no incide en los problemas de fondo. No confiere la ciudadanía a la minoría étnica ni garantiza que dejará de ser perseguida y la imposibilidad de regresar a sus pueblos arrasados amenaza con confinamientos indefinidos. Transpiran las prisas por firmar un acuerdo cosmético como campaña de relaciones públicas.

"La situación no es adecuada para garantizar un retorno seguro y ordenado de refugiados que aún están huyendo, muchos de los cuales han sufrido violencia, violaciones y traumas psicológicos. Es crucial que el regreso no sea prematuro ni precipitado", señala el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Los rohingyas, descendientes de comerciantes árabes, han vivido durante siglos en Myanmar aunque carecen de Estado. La antigua Birmania les niega la nacionalidad y los considera inmigrantes bangladesís ilegales porque no pudieron acreditar que estuvieran antes de 1823. Viven en condiciones de apartheid en la provincia de Rakhine. Tampoco los reconoce Blangladesh, donde han emigrado durante décadas y siguen sin disfrutar de educación ni sanidad.